El Ministerio de Producción asegura que existe un mercado con demanda sostenida


La variedad y la calidad de artesanías que se puede obtener del ónix resultan una alternativa económica para pobladores de la Puna jujeña, quienes forman parte de un proyecto que apunta al aprovechamiento de los recursos naturales existentes, con el impulso, además, de un mercado con demanda sostenida.

Las localidades con las que se está trabajando son Catua y Cusi Cusi, pequeños poblados de la región del oeste provincial en los que se desarrolla capacitaciones en el oficio, se entregó recursos de trabajo y se busca reabrir dos talleres construidos tiempo atrás.

“Estamos trabajando no solo en formar a los artesanos sino también para generar una cadena de comercialización, que es en lo que siempre se fracasa”, señaló el secretario de Minería provincial, Miguel Soler, al referirse al proyecto y hacer la salvedad de que el ónix venía sin lograr representar una actividad rentable pese a la demanda que se podría alcanzar.

Con el objeto de promover el arraigo, el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción dictó un “Taller de Fabricación de Artesanías en Onix”, destinado a generar una salida laboral para jóvenes de comunidades de la Puna.

En ese sentido, explicó que por la ubicación alejada de estos poblados “se les hacía muy difícil” llegar a vender el producto, quedando fuera del potencial mercado que si se halla en localidades de la región de Quebrada y otras con alto movimiento turístico.

Ante tal contexto, además de los talleres de capacitación, de los que está participando, valoró el funcionario, “gente joven con mucho empuje”, las distintas áreas del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción local trabajan a la par en “lograr vincular a los nuevos artesanos con lugares de venta”.

Continuado, Soler explicó que también forma parte de los objetivos interpuestos la “legalidad” del trabajo a realizar para darle “valor agregado”, por lo cual las comunidades están atravesando un proceso de inscripción de las canteras de donde obtendrán el material, en el Registro Gráfico del Juzgado Administrativo de Minas.

El secretario de Minería e Hidrocarburos de la Provincia, Miguel Soler, junto a cinco estudiantes de la localidad de Catua a quienes “los capacitamos en lo que es una roca, cómo se corta, cómo se procesa y que explotación tiene” el ónix.

“Esto va a permitir que al momento que vendan las artesanías se genere una cadena que permite una actividad sostenida”, explicó y dijo que a nivel país “este tipo de trabajo surge principalmente de la provincia de San Luis, que provee a distintas zonas turísticas”.

Finalmente puso en valor que “la magnitud del movimiento turístico en Jujuy hace que hoy invadan la provincia artesanías de afuera”, cuando con proyectos como este “se puede generar trabajo genuino dentro del territorio”.






Comentarios