Anunciaron que denunciarán a las autoridades que permitieron la cesárea.


Anoche marcharon grupos “pro vida” por las calles de la capital para reclamar el cuerpo de la beba que murió tras practicarle a su madre de 12 años una cesárea, con el fin de darle “santa sepultura“.

No obtuvimos una respuesta concreta por parte del gobierno sobre nuestro pedido”, se quejó Ana Alarcón, referente de Unidad Pro Vida de Jujuy, luego de mantener una reunión con el fiscal de Estado provincial, Mariano Miranda.

“Lo que queremos es justicia. Taparon el nacimiento de la niña, a la que llamamos Esperanza, y no tuvimos ni siquiera un parte sobre lo que pasó“, agregó.

Afirmó además que “denunciarán a las autoridades que permitieron la cesárea“, porque “todos sabíamos muy bien que esa práctica era peligrosa para el bebé“.

El grupo, conformado en su mayoría por mujeres, marchó con velas encendidas hasta el centro de salud donde aún permanece el cuerpo de la beba.

Asimismo, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), que representa a unas 15.000 iglesias del país, manifestó también su “repudio e indignación” por la cesárea realizada a la adolescente de 12 años.

Se privó a la bebé, que estaba en pleno desarrollo madurativo, de las condiciones necesarias para gozar de una vida plena“, criticaron.

Y también “se expuso a la joven -continuaron- a sufrir secuelas de por vida”.

Cuestionaron además la existencia de un “vacío legal“, ya que “después de la semana 22 de embarazo el protocolo no contempla la práctica del aborto” y criticaron al gobernador Gerardo Morales, “quien con su decisión de interrumpir el embarazo maltrató, alteró e imposibilitó la última etapa de formación” de la beba.






Comentarios