La propia familia entregó a exconvicto femicida tras cometer el crimen


Diferentes versiones circulan por estas horas en torno a un dramático suceso desencadenado el domingo por la noche en los alrededores de Yuto, pequeña ciudad ubicada a 160 kilómetros al este de San Salvador de Jujuy, donde una mujer de 25 años, madre de dos niños, fue asesinada de un balazo en el rostro.

Según algunos testimonios recogidos por medios de esa ciudad, la víctima, Rocío Ocampo (28) y su expareja Javier Núñez, habrían estado participando durante la tarde del domingo de una reunión con amigos, en la que presuntamente hubo consumo de bebidas alcohólicas.

Según esa versión, cerca de las 21:30 ambos se retiraron del lugar y mientras habrían estado discutiendo en la vía pública, el hombre hizo el disparo que acabó con la vida de la mujer. También se había dicho que más tarde habría sido hallado el cuerpo sin vida de un hombre, a pocos kilómetros del lugar del femicidio, y se supuso que sería del autor del ataque, que se habría quitado la vida, pero esta parte del relato quedó desarticulada cuando se supo que Núñez había sido detenido por la Policía.

Por su parte, fuentes policiales informaron que a esa hora de la noche Ocampo fue atacada por su expareja mientras caminaba junto a una amiga por una zona descampada de la localidad. El sujeto, de quien la policía reportó que tiene 24 años pero vecinos de la localidad afirman que tiene 30 y que purgó una condena en la Unidad Penal N° 1 del barrio Gorriti de esta capital, tras realizar el fatal disparo huyó de la escena del crimen.

Los voceros  de la Policía informaron que todo comenzó cerca de las 21:30 del domingo en un sector de las vías del ferrocarril del barrio La Tablada por donde Ocampo caminaba junto a una amiga, cuando imprevistamente apareció su ex pareja, con quien se inició una discusión.

En esas circunstancias, el hombre extrajo un arma y le efectuó un disparo en el rostro, tras lo cual escapó.

Con la desesperación del caso, la amiga de la joven llamó al sistema de emergencias Same, aunque cuando la ambulancia llegó, la víctima ya no presentaba signos vitales.

Al lugar arribaron policías de la comisaría de Yuto y peritos de criminalística dependientes de la Unidad Regional 4, de Ledesma, que realizaron tareas de levantamiento de rastros y análisis de la escena, como es de rigor.

La muerte de Ocampo fue constatada en el lugar por el médico de policía, tras lo cual el cuerpo fue trasladado por los bomberos en la morgue del hospital “Oscar Orías”, de la ciudad de Libertador General San Martín.

Por órden de la fiscalía interviniente, durante la noche hubo allanamientos en varios domicilios de Yuto en búsqueda del femicida, pero fue la propia familia quien lo convenció de que se entregue a la policía, a media mañana de este lunes.

Según una hermana de Núñez, el presunto femicida habría confesado haber cometido el ataque, al presentarse en la casa de su madre. “Entró corriendo diciendo que se había mandado una macana”, relató la joven.

Si sufrís violencia de género, comunicate al 144. Atiende las 24 horas




Comentarios