El Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) ofreció en sus Centros Crecer de Jujuy, Salta y Tucumán un espacio de contención, educación, entretenimiento y asistencia odontológica a más de 300 hijos de trabajadores rurales, en el marco de la temporada de cosecha del tabaco.

"Durante los meses de receso escolar consideramos fundamental acompañar a los hijos de los trabajadores rurales que se encuentran desempeñándose en la cosecha. De este modo, no solo contribuimos a la erradicación del trabajo infantil, sino que les aportamos contención, educación y asistencia médica a los chicos", afirmó el presidente del Renatre, Orlando Marino.

Autoridades del Renatre de las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán, presentes en el acto realizado en Salta.

El delegado provincial del Renatre en Jujuy, Rufino Rojo Mateo, sostuvo que "a los niños tenemos que darles todo el apoyo social, cultural, moral, ético, de valores y principios que son necesarios en esta etapa fundamental de sus vidas", razón por la cual "vamos a trabajar para que esto continúe y se fortalezca", enfatizó.

Los Centros Crecer son un espacio contención, cuidado y educación de los hijos de los trabajadores rurales que se encuentran en la cosecha, funcionan en las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán, y son una herramienta fundamental para la erradicación del trabajo infantil.

También destacó Rojo Mateo que "el Programa Crecer forma parte de las diferentes acciones que realiza el Renatre en nuestra provincia y en el país", al tiempo que puntualizó que "el objetivo de esta asociación entre trabajadores rurales y productores, en una estrategia común para el sector, es la de mejorar toda la estructura socioeconómica y el tejido social que compone la gente del campo, trabajar para su protección, seguridad y afianzamiento de sus derechos y de toda su familia", remarcó.

Acto de cierre de una nueva edición del Programa Crecer realizado en el Centro de La Falda (Salta).

Entre las autoridades presentes se encontraba el director del Registro, Ramón Ayala. "Hace varios años que trabajamos en conjunto con distintos organismos para ofrecer este espacio para los chicos cuyos padres participan de la cosecha, con el objetivo de que cuenten con la contención necesaria", destacó.

"Queremos que los chicos se dediquen a estudiar y divertirse, y no caigan en el flagelo del trabajo infantil", resumió Ayala.