Diputados de la oposición piden la renuncia del ministro cuestionado


Por decisión del gobernador Gerardo Morales, el ministro de Gobierno y Justicia, Agustín Perassi, quedó momentánamente a cargo del Ministerio de  Trabajo y Empleo y en tal caráter encabezó una reunión con integrantes del gabinete que venía acompañando al cuestionado ministro Jorge Cabana Fusz.

Las denuncias contra éste último son por “coacción agravada con propósitos de abuso sexual”, además de existir otra denuncia por robo a una trabajadora de esa dependencia y por la cual la Justicia imputó a dos funcionarias.

De la reunión en las oficinas de avenida Corrientes participaron secretarios, directores y coordinadores de la cartera, y el diputado provincial Omar Toro.

El ministro Perassi, a cargo de la cartera laboral, se reunió con los secretarios de Trabajo, Carlos Alberto Coronel, y de Empleo, Víctor Farfán, junt a demás directores, subdirectores y coordinadores que integran el organigrama ministerial.

Tras el encuentro Perassi declaró que el objetivo era “coordinar, organizar y diagramar” las actividades pertinentes al área, y consultado sobre si se prevé realizar algún tipo de control o auditoría, dijo que “esa tarea es propia del Tribunal de Cuentas, que es un órgano con profesionales dedicados a este tipo de cuestiones”, pero no negó ni confirmó esa posibilidad.

El jueves pasado Cabana Fusz solicitó un pedido de licencia extraordinaria e inició “el trámite de vindicación” judicial.

Por su parte, diputados justicialistas pidieron la renuncia del ministro denunciado ante la Justicia por “ejercer violencia laboral y sexual” contra empleadas de ese organismo.

“Pedimos la renuncia del funcionario y celeridad a la justicia para el tratamiento de estos temas”, dijo al respecto la legisladora provincial Leila Chaher, que también cuestionó “el silencio del gobernador Gerardo Morales -dijo- que no se pronunció sobre las denuncias, habiendo hecho de la cuestión de género una bandera”.

Mirá también: Cabana Fusz pidió licencia y recurre a la Justicia para vindicarse

En este mismo contexto, diferentes colectivos de mujeres emitieron un documento en el que se manifestaron contra “los actos de violencia machista realizados hacia mujeres que trabajan en el Ministerio, que constituyen también un claro ejercicio de poder”.

Las agrupaciones hicieron alusión a “malos tratos, gritos, humillaciones, amenazas de despidos, persecución, hostigamiento, despidos sin causa, trato desigual, condiciones laborales de precariedad, abuso de autoridad, agresiones verbales y físicas, acoso sexual”.




Comentarios