Debido a la alta inflación, los Estados Unidos propusieron aplicar la mayor suba de tasa de interés desde el año 1994, luego de que el índice de precios al consumidor de aquel país del norte fuese del 8,6% interanual en mayo. De esta manera, la Reserva Federal determinó un incremento en lo que respecta a los rendimientos de los bonos.

La inflación de mayo fue del 8,6% interanual en los Estados Unidos.

Esto se da como respuesta a la aceleración en la inflación interanual que se registra en los Estados Unidos. Por esto, el aumento que se registró este miércoles fue de 75 puntos básicos, lo que lo ubica en el mayor desde el año 1994.

De todos modos, lo que se busca en el país norteamericano es generar más empleo y tratar de llevar a la inflación nuevamente al valor del 2% anual.

Pero ante esta realidad, la Reserva Federal estadounidense comenzó a dirigir el dinero excedente hacia los bonos del Tesoro, en reemplazo de ser destinados al consumo para que impulsen los precios.

Cómo repercute la decisión de la Reserva Federal en la Argentina

Por supuesto, esta medida adoptada en los Estados Unidos, tiene una repercusión directa en nuestro país. Y es que en lo que respecta a la economía argentina, la moneda local se ve debilitada.

Esto responde a que una suba en las tasas de interés se corresponde directamente con un fortalecimiento del dólar en todo el mundo, porque estarán ofreciendo un mayor rendimiento.

A su vez, se ven debilitados otros activos, tales como el oro e incluso diversas monedas. Específicamente en la Argentina, esta suba repercute de lleno en las reservas del Banco Central.

También se da la caída de los precios internacionales de los commodities, afectando la función exportadora de la Argentina, más aún, en esta época en la que se encuentra en un lugar ventajoso por la guerra entre Rusia y Ucrania y la demanda de alimentos a nivel mundial.

La suba de las tasas de interés que propone Estados Unidos repercute de lleno en la venta de los commodities de la Argentina.

A su vez, se puede dar la situación de tener menos acceso a créditos internacionales y que estos sean más caros. Un dato a tener presente es que la suba de tasas suele estar asociada a una recesión de la economía de los Estados Unidos, lo que puede generar un impacto en el comercio a nivel internacional.