La reunión paritaria con gremios municipales se reanudará este miércoles en torno al reclamo de aplicar la cláusula gatillo en Santa Fe. El pedido para enero y febrero se hizo formalmente la semana anterior y se sostiene a pesar de que no hay indicios de que llegue una oferta de ese tipo del otro lado de la mesa de negociación.

La discusión pasó a cuarto intermedio el viernes tras un encuentro por videoconferencia encabezado por el secretario de Fortalecimiento Institucional de la provincia, José Luis Freyre. En esa instancia, los representantes del personal estatal argumentaron que su poder adquisitivo cayó 16% el año pasado por la inflación.

La devaluación de los haberes es la principal preocupación de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de Santa Fe (Festram). Por su parte, intendentes y presidentes comunales se muestran reticentes a implementar una suba atada al Índice de Precios al Consumidor (IPC). En cambio, aguardan la evolución de otras negociaciones a nivel nacional y provincial, incluyendo la paritaria docente.

“La canasta básica ya trepó a 54 mil pesos cuando el salario de un municipal está hoy en Rosario en alrededor de los 39 mil pesos”, remarcó el secretario general local Antonio Ratner respecto de la situación del personal del planta municipal.