A través de un operativo de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), se logró detectar a un peón de campo y a su familia quienes vivían en condiciones inhumanas, en una precaria construcción y sin las mínimas condiciones de higiene y seguridad.

El procedimiento se desarrollo en un campo ubicado en proximidades de General Levalle, y se dio intervención al Ministerio de Trabajo, delegación Laboulaye. Al respecto, Guillermo Muñoz, secretario del gremio de trabajadores rurales de Del Campillo dijo: “Estaban peor que un animal, porque un animal no vive de la forma en la cual estaba esa familia”.

//Mirá también: Organizaciones sociales marchan en Córdoba y piden salario mínimo de 60 mil pesos

En este sentido agregó: “Hicimos el operativo el jueves junto al dirigente de Lavalle. Nos encontramos con esta familia en un estado deplorable. El patrón se excusó diciendo que él alquila el campo, pero eso no es justificativo”.

El trabajador y su familia son provenientes de Chaco, se encuentran trabajando en el campo y habitando una precaria construcción, sin puertas en condiciones y careciendo de servicios básicos.

Muñoz además indicó que “resulta increíble que haya trabajadores rurales que vivan de esta manera. Encima hay empleadores que se enojan, pero es un trabajo que vamos a seguir haciendo. No se puede tener gente viviendo en ese estado, son trabajadores que hacen crecer el patrimonio de los empleadores y así les pagan. Es lamentable”.

Tras denunciar el caso, el empleador fue emplazado a poner a resguardo a esta familia en un plazo perentorio, o de lo contrario deberá responder ante la Justicia.

Finalmente el gremialista sostuvo que algunos trabajadores no se animan a decir las condiciones en las cuales están viviendo por temor a perder su empleo.