El vecino de Iguazú estaba volviendo a su casa y frenó en el camino para mostrarle virtualmente a su familia una serpiente ñacanina.


Un vecino de Puerto Iguazú fue sorprendido por dos pumas mientras realizaba una videollamada con sus padres. El sujeto se detuvo en un camino alternativo dentro del Parque Nacional Iguazú para realizar la llamada y tomar una foto de una serpiente.

Carlos A. de 34 años es oriundo de Iguazú vivió un momento de película cuando regresaba de la localidad de San Antonio, a donde viajó el sábado. Se detuvo a tomar fotografía de la serpiente, y decidió realizar una videollamada a la familia para mostrarla. Mientras hablaba con sus padres, estos vieron que a los lejos se acercaban dos felinos de frente. Fue tal el susto que Carlos cortó la llamada.

En una de las fotos de ve a la serpiente y a los felinos.

“Corte la llamada con mis padres y llamé a un amigo de gendarmería para que se comuniquen con los guardaparques. Le dije que me encontraba cerca del arroyo Tacuara, cuando volví a mirar ya eran tres los animales, que me miraban de lejos, mis padres me decían toca bocina para que se asusten y se vayan, pero cuando quise hacerlo empezaron a correr hacia mí, me subí a la moto y me volví”, relató el protagonista en Actualizate Iguazú.

Carlos volvió cerca de 16 kilómetros hacia San Antonio, cuando se encontró con otros motociclistas que se dirigían a Iguazú, y juntos volvieron por el mismo camino, pero los felinos ya no estaban.

“Fue hermoso ver a esos animales, pero sentí que me iba a morir, tuve miedo que me atacaran, no sé si era una hembra y dos cachorros, pero mis padres se asustaron mucho, lo que busco es advertir a las personas que no circulen solos por esa zona”, afirmó.




Comentarios