Blanca Susana tenía 14 años cuando desapareció la tarde del sábado 17 de marzo de 1990

. Su hermano,

Juan Domingo Sola, se presentó ayer a Tribunales convocado por el Juez de Garantías, Ignacio Telenta,

que dispuso la reconstrucción de la causa, a 29 años de la desaparición.

Excavaciones del terreno Crédito: Máxima online
El caso fue archivado por la justicia en 1995, al no encontrar respuesta sobre la desaparición de la joven

. Es como que se la habría tragado la tierra a tres cuadras de su casa.

A raíz del interrogante de la familia de la adolescente desapareciada, respecto a la causa, habría pedido informe de la causa en los tribunales locales, encontrandosé que no existía.

La misma habría sido uno de los tantos archivos que en 2012 fueron incinerados en el predio del ex Frigorífico de Gualeguaychú para darle lugar a la modernidad judicial.  
Por su parte el juez Telenta decidió abrir un nuevo expediente para investigar lo que pudo pasar que terminó con la desaparición de Blanca.

Este lunes

Juan Domingo, hermano de la desaparecida se presentó en tribunales

ante el llamado del juez.

Blanca Sola desapareció la tarde del 17 de marzo de 1990 en la ciudad de Gualeguaychú, desde ese día que su familia no sabe que pasó con ella.
“Era un sábado y ella había ido a la casa de mi hermana mayor Gloria, a tres cuadras de la casa paterna. Era la única casa a la que Blanca iba, y lo hacía dos o tres veces a la semana para cuidar a los chicos”, contó Juan Domingo

. “A nadie le entra en la cabeza que se haya ido por su cuenta” y el pensamiento de la familia es que “sola no se fue, es más, pensamos que alguien se la llevó”, dijo al periodista Carlos Riera.

Los gitanos y los huesos “Despierta expectativas la posibilidad de hallarla con vida, que con el avance de los medios de comunicación, Blanca sepa que su familia la está buscando”.

“Ya no tenemos a nuestros padres y a uno de nuestros hermanos, pero somos 8 que la seguimos buscando y queremos saber que pasó.

Si está viva o si está muerta, cómo pasó y por qué”,

consignó el hombre.

La familia tiene una hipótesis y se esperanza en que Blanca se encuentre con vida, porque en aquellos años, donde actualmente se encuentra la escuela Pablo Haedo, existía un campamento gitano

y “

quedó la idea que posiblemente se fue con ellos”.

Incluso también se mencionó la posibilidad de que estuviese en

Campana o Escobar,

pero “en una oportunidad fui a una dirección que me dieron y no encontré ninguna pista”,

dijo el hermano de Blanca.
Este martes es otro día fundamental para la justicia ya que se aportaría datos y la identidad de un posible testigo deL hallazgo el 10 diciembre pasado en el terreno lindante a donde se la vió por última vez a Blanca. 

Por otra parte se aguarda la invistigación de los especialistas, que determinarán si se trata de

huesos humanos y son factibles a un estudio científico para determinar de qué manera se podría extraer ADN, para luego cotejar el patrón genético con el de los hermanos.
En cuanto a los restos óseos encontrados en diciembre pasado, los mismos fueron remitidos hace tres meses al Cuerpo Forense del Superior Tribunal de Justicia de Paraná y durante todo este tiempo ha sido analizado por dos profesionales

.