Si en algo coinciden la mayoría de los nutricionistas es que las harinas refinadas, las grasas y los dulces deberían tener menos protagonismo en nuestras dietas, sobre todo si no hacemos ejercicio físico.

En esta línea, es que hace años cobró tanto protagonismo la dieta Mediterránea, un plan de alimentación que es rico en grasas de origen vegetal (provenientes del aceite de oliva y los frutos secos) y que está comprobado que ayuda a reducir la circunferencia de la cintura abdominal y que, además, contiene nutrientes que mejoran la salud cardiovascular.

Sin embargo, con el tiempo en Europa cobró protagonismo otro plan alimentario ejemplar: el holandés. Según reveló SporteLuxe, esta dieta, que incluye muchos carbohidratos y lácteos podría ser la responsable de cambiar nuestro cuerpo y mejorar nuestra salud. La dieta holandesa tiene un enfoque holístico, que supone que el sistema completo se comporta de un modo distinto que la suma de sus partes.

La dieta incluye grandes cantidades de yogurt, ricota, pan integral, legumbres, nueces, frutas, verduras y pescados grasos, como el salmón y las sardinas, que son ricos en Omega 3.

Lo destacable de este plan alimentario es que los alimentos que contiene no son procesados y generan saciedad, por lo que reducen la tendencia del picoteo fuera de hora. Además, las porciones son bastante más pequeñas de lo que estamos acostumbrados en la Argentina.

Como ya hemos adelantado, la abundancia de carbohidratos en las dietas de los Países Bajos son fundamentales porque se trata de poblaciones que se caracterizan por llevar un estilo de vida activo y éstos brindan energía inmediata.

Algunos de los alimentos que se incluyen en esta dieta.(Foto: Archivo Clarín)

Según confirmó un estudio de la Universidad de Rotterdam, la dieta holandesa lleva a mejorar las habilidades cognitivas de las personas, ya que impacta directamente en la salud del cerebro. A su vez, otra investigación realizada por el gobierno holandés, que compara esta dieta con la estadounidense, asegura que este tipo de nutrición es superior a los planes occidentales en términos de beneficios físicos y psicológicos.