Aunque su brillo es durante el verano, el consumo de tomaticán no se limita solo a esa epoda del año, el clásico de San Juan tiene adeptos todo el año.

¿Qué es el tomaticán? Es un plato basado en tomate, cebolla y huevos.  No obstante, muchos le agregan choclo, panceta, carne vacuna y otras verduras.

Su consumo viene de la tradición aborigen huarpe, y su huella se ha desparramado por Latinoamérica ya que acompañó el Camino del Inca.

El guisado es de muy sencilla preparación y está ligado a la tradición de la vitivinicultura. Segpún reseña el diario Huarpe, los peones de viña lo preaparaban durante las extensas jornadas de trabajo por su bajo costo y velocidad.

Prepararlo en un gran disco de arado es la tradición y aprovechar unas buenas rodajas de pan para comerlo, el paso obligado.

Cómo cocinar un tomaticán

1. Rehogar cebolla en una sartén hasta que esté transparente.

2. Pelar los tomates y cortarlos en cubitos. Agregar al preparado de cebolla.

3. Condimentar con sal, pimienta y ají molido.

4. Cuando las verduras ya están cocidas (podés sumar otras), incorporar un huevo por cada comensal.

5. Servir acompañado de pan casero que puede estar frotado con ajo y aceite de oliva.

Si lo hacés, envianos la foto para compartir con la comunidad de Vía Gourmet en nuestras redes sociales.

Tomaticán, plato clásico de San Juan.