Mientras la policía reprimía con balas de goma a personas que pugnaban por pasar del Paraguay a la Argentina por pasos clandestinos, estos les respondían con honderas y bolitas de cristal.


Uno de los factores de riesgo respecto de los contagios comunitarios con el COVID 19, es el paso clandestino de personas del Paraguay por lo que el gobierno ha concentrado la policía de la provincia en barrios cercanos a la frontera en la localidad de Clorinda.

La queja desde un inicio de la cuarentena, es que las fuerzas nacionales y el gobierno central no pone los recursos necesarios para evitar el “colador” de los pasos clandestinos a lo largo de la frontera, poniendo en alto riesgo a Formosa por el ingreso de personas portadoras de coronavirus.

Este miércoles por la mañana y como lo hacen desde hace años, los “paseros”, personas que se dedican a cruzar mercadería indistintamente desde Paraguay a la Argentina y viceversa, se disponían a hacerlo pero fueron impedidos por efectivos del grupo GEOPF y la DDR de la policía provincial.

En la zona de barrera del Barrio Bolsón Grande, el límite con el Paraguay es efímero y está a unos escasos cien metros cruzando un “hilo” de agua” por puentes precarios construidos con maderas de “palets”.

Con los ánimos caldeados, la confrontación no tardó en llegar, y la policía reprimió a las personas con balas de goma. La respuesta fue unos balines improvisados con bolitas de cristal que eran arrojados por quienes protestaban con gomeras, también arrojaban piedras y pirotecnia de regular poder.

Cinco efectivos policiales resultaron lesionados como también personas de otro bando. Otras cuatro fueron detenidas y se secuestraron dos motocicletas pero lo que denunciaron los protagonistas es que las postas de gomas fueron disparadas, inclusive al otro lado de la frontera. De la misma manera vecinos del barrio reclamaron a la Gendarmería que no tenían que ver pero fueron alcanzados por las balas de goma.

Los videos conseguidos vía celular relatan una cronología de enfrentamientos y un endurecimiento respecto de un comportamiento cultural de años por lo que se descarta que seguirán los cruces clandestinos y en consecuencia también los enfrentamientos.




Comentarios