Los reclamos por parte de los clorindenses no se hicieron esperar por la prórroga de la fase 1 en ese municipio. El intendente se llamó al silencio.


El Consejo de Atención Integral a la Emergencia COVID-19, informó , que en las últimas 24 horas se han realizado 175 test de vigilancia y búsqueda activa de casos, todos ellos con resultados negativos a coronavirus; y tampoco se reportaron casos sospechosos en base a los criterios del protocolo.

“Con respecto a la ciudad de Clorinda y evaluada la situación epidemiológica en el marco regional en el que se advierte una permanente vinculación de tránsito vecinal fronterizo y el riesgo que éste implica dada la situación sanitaria del vecino país. Este Consejo de Atención Integral a la Emergencia COVID-19, decide mantener el bloqueo sanitario preventivo de dicha ciudad”, se comunicó este lunes.

En este sentido, se hizo hincapié en que los casos de derivaciones por emergencias de salud no tienen ningún tipo de restricción, asimismo, las derivaciones programadas de distintos tratamientos y atenciones se realizan con el hisopado que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Humano.

Malestar en los habitantes de Clorinda

Hubo innumerables respecto del maltrato con respecto a ciudadanos de Clorinda y aquellos que debían ser atendidos y tenían turnos en la ciudad de Formosa reclamaron que no los quisieron atender aún a pesar de la aclaración del Consejo respecto de los tratamientos.

Hubo un bloqueo total de la ruta nacional N° 11 con vallas y algunos de los referentes de la oposición hablaron de una exclusión discriminatoria de los clorindenses porque no ocurrió lo mismo en la ciudad de Formosa con situaciones similares en el mercado frutihortícola.

La dirigente del PRO, Alejandra dijo que, “60 mil habitantes de Clorinda, después de 15 días, continuaremos bloqueados, marginados, prisioneros y desamparados bajo el pretexto de que “hay tráfico fronterizo” sin saber hasta cuándo.

El “bloqueo preventivo” está claro que depende de los caprichos del gobernador y constituye el castigo político a una ciudadanía que “no baja los brazos” porque quiere trabajar, quiere alimentar a sus familias, quiere pagar sus impuestos y quiere volver a conectarse con el pedacito de mundo que nos quedaba para trasladarnos, recibir tratamientos médicos, hacer intercambios comerciales y mantener los vínculos afectivos y sociales de los que gozan el resto de los formoseños.

¿Cuál es la idea del gobierno provincial?¿Mantenernos rehenes de una interna partidaria del PJ?“Ni unidos, ni organizados ni solidarios”. Solos, excluidos y absolutamente abandonados a la “buena de Dios” terminó diciendo.




Comentarios