Si bien rige a nivel nacional un protocolo de transporte consensuado entre varios ministerios y organismos del Estado, para el transporte internacional e interprovincial, la provincia aplicará un sistema muy similar en los controles locales.

Para los transportes extraprovinciales tienen una hoja de ruta preestablecida en el ingreso a la provincia y no pueden ir a otra ubicación o visitar amigos. De la misma forma si ingresa con un acompañante, a la salida de la provincia deben hacerlo con este mismo acompañante.
En cuanto al protocolo para conductores formoseños, consiste en un estricto control domiciliario de los transportistas, trabajadores del volante, camioneros, que tienen un seguimiento sanitario a una carga de 50 jóvenes voluntarios, estudiantes de ciencias de la salud y enfermeros, que organizados en tres grupos de trabajo con una coordinación multidisciplinaria e intersectorial de las visitas.
Están registrados y son a veces controlados 240 transportistas que son visitados regularmente. Cada uno cuenta con un historial que es completado en las visitas diarias. Los voluntarios con los domicilios de los conductores con todas las medidas de bioseguridad establecida, debiendo ser recibidos por los conductores con barbijos.

Se realiza el control de temperatura y se completa la planilla semanal de registro de signos vitales, además de entregarse folletería instructiva.