El empaque del producto se realizó en el CEDEVA (Centro de Validación y Tecnología Agropecuaria) de Laguna Naineck.


A partir del asesoramiento y el apoyo del organismo de tecnología agropecuaria, los productores recibieron las semillas en el mes de octubre del año pasado, una vez con el producto final debían también cumplir con el protocolo de sanidad e inocuidad.

Con herramientas de maduración para mangos y bananas, el CEDEVA interviene en el empaque, otro servicio al productor y en la provincia solo hay dos organismos habilitados al efecto.

Desde diciembre hasta los primeros días de febrero, unos 300 mil kilogramos de mangos salieron desde Laguna Naineck hacia los mercados de Buenos Aires, Tucumán y Jujuy.

El mango formoseño es una oferta cada vez más creciente para un mercado cada vez más demandante que a su vez causará un número más elevado de centros de empaque y validación sanitaria, una buena perspectiva para productores de la provincia.

En la actualidad hay cien hectáreas de mango de tres variedades y desde el CEDEVA testean la fruta, la lavan en piletones con agua clorada y finalmente van hacia el empaque que se realiza en cajas de madera o cartón.

El CEDEVA ofrece durante el año asistencia técnica, capacitación, servicio de maduración de fruta de banano, entrega de plantines in vitro de banano, plantas de cítrico injertado y carambola.




Comentarios