El gobierno nacional homologó las declaraciones de emergencia y desastre agropecuario de las provincias de Córdoba, Chaco y Formosa, a través de las resoluciones 309, 310 y 311/2019 de la Secretaría de Agroindustria, publicadas este miércoles en el Boletín Oficial.


En Formosa la emergencia se estableció desde el 1 de enero de este año y hasta el 31 de julio de 2020 para los sectores ganaderos y apícolas, afectados por inundación como consecuencia de la crecida y desborde del Río Pilcomayo, Bañado La Estrella, riachos y sus zonas de influencia.

Además, la emergencia incluye al sector agrícola para los cultivos de algodón, maíz, cucurbitácea (zapallo, melón, sandía), mandioca, batata, tomate, soja y banana, desde el 1 de enero último al 31 de diciembre próximo, en las explotaciones rurales afectadas por exceso de precipitaciones ocurridas entre los meses de febrero y mayo de este año, ubicados en los departamentos Patiño, Pirané, Pilagás, Pilcomayo, Laishí y Formosa.

En Córdoba, son 200 mil hectáreas ubicadas en polígonos específicos de 14 cuencas hidrográficas. La emergencia se fijó a partir del 1° de mayo último y hasta el 31 de diciembre próximo, y abarca a explotaciones agropecuarias agrícolas, ganaderas, tamberas, apícolas y frutihortícolas, afectadas por el fenómeno de anegamiento por lluvias extraordinarias durante el ciclo productivo 2018/2019.

En Chaco se declaró en todo el territorio provincial por un plazo de 365 días a partir del 15 de enero de 2019, para las explotaciones agropecuarias que hayan sido afectadas por excesos hídricos.






Comentarios