No solo es modelo: la desconocida profesión de Paula Chaves

Paula Chaves
Paula Chaves Foto: INSTAGRAM

Paula Chaves es una de las modelos más conocidas del país, pero además de su éxito en las pasarelas y la conducción, también tiene otra profesión. ¿La conoces?

A lo largo de los años Paula Chaves ha ido ganando más reconocimiento en el mundo del espectáculo. Conocida principalmente por desfiles donde brilló junto a grandes compañías promocionando sus outfits, lo cierto es que poco a poco fue demostrando otros talentos.

De hecho, en la actualidad, se desempeña como conductora y en algunas otras ocasiones también supo desempeñarse como actriz.

Asimismo, más allá de su versatilidad y sus distintos proyectos laborales en lo que respecta al medio artístico, Paula Chaves también es muy activa en sus redes sociales. En más de una ocasión en su perfil oficial de Instagram la artista reveló ciertos detalles de su vida. Sus hijos y su relación con Pedro Alfonso son, por lo general, los protagonistas de sus publicaciones. Pero, allí, Chaves también compartió una gran noticia: cuando se recibió de Doula.

Paula Chaves con sus hijos
Paula Chaves con sus hijos Foto: instagram

Si bien muchos seguidores felicitaron a Paula Chaves por su nuevo rol, lo cierto es que al mismo tiempo muchas dudas comenzaron a surgir: “¿qué es una Doula?” “¿Cómo funciona su trabajo?”, son algunas de ellas. Pues bien, en más de una ocasión se ha dicho que “una Doula es, simplemente, una acompañante de embarazadas”, pero la realidad es que dicha profesión va mucho más allá que un acompañamiento.

¿Qué es una Doula?

Lo primero que hay que aclarar es que, a pesar de que ahora tiene más visibilidad, la Doula ha existido desde siempre. De hecho, es una figura ancestral que existe desde la Antigua Grecia donde las mujeres experimentadas de la misma tribu eran quiénes desempeñaban este rol. Era algo tan obvio que podía llegar a ser una hermana, una tía, una amiga o una vecina. No obstante, en la actualidad hay personas que se capacitan específicamente, como Paula Chaves, en este proceso que facilita la transición de la embarazada.

Paula Chaves durante el emabrazo de Filipa
Paula Chaves durante el emabrazo de Filipa Foto: INSTAGRAM

La Doula tiene un amplio trabajo de acompañamiento a la embarazada que se divide en distintos puntos. Primero que nada en lo emocional donde conoce las implicancias psicoemocionales de cada período. Después sigue lo físico, donde la Doula cuenta con recursos para aliviar desde una actividad corporal compartida hasta dar un masaje. A esto, también se le suma el costado informativo.

Es decir, una Doula sabe con base científica, y de fuentes confiables. De hecho, una doula se capacita a través de papers, congresos, libros, oms u otras guías y fuentes llevando su trabajo a una constante capacitación con el fin de colaborar para que el proceso de gestación sea lo más ameno posible. Porque, si hay algo que las Doulas saben con exactitud, es cómo apoyar a la embarazada en sus cambios físicos, emocionales, psíquicos o vinculares. Esto se debe a que no es fácil hacer una transición de este tipo sola, por lo que la mirada de la Doula está puesta sobre la o las personas acompañadas y, además, su grupo familiar. Con el objetivo principal de que, además de sentir amor, puedan sentir protagonismo en sus propios procesos.

Paula Chaves
Paula Chaves

Por otro lado, una Doula también conoce el marco legal regulatorio de los procesos que acompañan y ayudan a favorecer el ambiente para que las personas también los conozcan. Esto con el objetivo de que tengan recursos para garantizar que se cumplan sus derechos acompañando en diferentes procesos reproductivos o no. Es decir, el saber de quienes desempeñan esta profesión no es cerrado, sino más bien amplio, por lo que cada una construye su propio acompañamiento en base a su saber, su deseo y, la mayoría de las veces, su historia personal.

Entonces hay Doulas que acompañan todos los proceso perinatales, y otras que se especializan en alguno, por ejemplo, búsqueda gestacional, infertilidad, gestación, parto vaginal o parto por cesárea, puerperio, duelo. Por otro lado, cabe destacar que esta profesión nada tiene que ver con la de partería.

Las Doulas no son parteras, pero si la embarazada lo permite, sí hay espacio para que ambas profesionales puedan acompañarla. De hecho, sería tan importante que se naturalice el rol de la doula porque una Doula tiene el poder de propiciar el espacio para poder hablar de los nuevos descubrimientos de un embarazo. Como, por ejemplo, descubrir que una gestación puede no ser tan fácil, romántica o perfecta como parece, lo que deriva en un gran cambio emocional y la Doula se encarga de ayudar y dar sus mejores recursos comprendiendo, como su prioridad, los sentimientos de la embarazada.

Es decir, la labor de Paula Chaves y de cualquier Doula en Argentina, ya que hay muchas, va mucho más allá que un “acompañamiento de embarazadas”. La Doula respeta el proceso de la embarazada, la entiende, la ayuda y además la prioriza en todas sus transiciones físicas. Además, incluye a su grupo familiar dándoles a ellos también su amor, contención y protagonismo.

Temas Relacionados