En una vivienda del barrio El Tucán (Km. 4) Un joven habría provocado un incendio en la vivienda donde vivía con su madre y su hermana menor de edad. Gisela Serrano madre del muchacho pidió ayuda e intervino la Secretaría de Acción Social.

Hasta ahora se conociá el caso a traves de este pedido desesperado de la madre, quien logró que su hijo Iván, con problemas psiquiatricos y con adicciones a las drogas, fuera internado en Posadas para continuar con su tratamiento.

El padre del joven, iba a hacerse cargo del seguimiento luego de ser ubicado por los profesionales que intervienen en esta situación.

Pero la abuela paterna de Ivan, Rosa Barúa, dio otra versión de lo que ocurre.

Ella comentó que yo le tomé a mi nieto en mi casa en situación de calle” y convivió con ellos durante 5 años, tiempo que, según Rosa Barúa,el gurí avanzó totalmente”, por lo que “estábamos todos contentos”

Pero que en un momento, por recomendación del Psiquiatra, dejó que el joven se acerque a su madre nuevamente, pero que no fue de mucho agrado para la madre de Iván

él le ama a su mamá (…) y cuando comenzó la pandemia, el psiquiatra me dijo que dé un paso al costado y que le dejé que se amigue con su mamá”,

Al año de recuperar el vínculo sucedió el incidente.

Rosa Barúa responsabilizó directamente a la madre del joven por la condición de su nieto “El único problema que hubo acá es la negligencia de Gisela Serrano que no le medicó a su hijo y eso le llevó a esto, aseguró y agregó también que Gisela dejó en manos de su hijo para que tome las pastillas.

“Yo pienso que fue a propósito para poder desalojarlo con la Policía” mencionó Barúa.

También comentó que durante el periodo que Iván estuvo con ella, en Salud Mental pretendían tomar contacto con Serrano ya que “en Salud Mental no la conocen, les di el número, la llamaron y no atendió”.

La abuela paterna de Iván aseguró que el padre del joven lo asistía económicamente, al igual que el resto de la familia paterna. “Ella no se puede quejar de eso”, indicó.

Fuente: Norte Misionero