Por unanimidad, el Concejo Deliberante de Bernardo de Irigoyen declaró al municipio “provida”. La iniciativa y pedido de declaración surgió del Concejo de Pastores de la localidad.

El argumento es que la gran concurrencia de integrantes de distintos credos religiosos a la marcha nacional en defensa de las “Dos Vidas” el último fin de semana, demostró que el municipio se encuentra en contra de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

“Somos personas que no queremos la muerte para los niños por nacer, por el contrario creemos en la vida y defendemos tanto la vida de la madre como del niño que no puede defenderse por sí mismo y como integrantes de la comisión del derecho del niño por nacer es que presentamos este proyecto”, argumentaron desde el Consejo de Pastores.