El niño se llamaba Thiago y estaba de visita en la casa de un familiar junto a sus padres.


Un bebé murió ahogado este domingo en una vivienda de Puerto Rico, luego de caer a una pileta. El hecho cuando Thiago Joel Prado, de un año y tres meses de edad, cayó a una pileta ubicada en la parte posterior de la vivienda de los parientes a los que visitaba junto a sus padres. El trágico suceso ocurrió en el barrio Mirador II de la ciudad de Puerto Rico.

Según el relato que brindaron los padres del pequeño a la Policía, Thiago desapareció de la vista de los adultos en un determinado momento. Su padres, Ester y Leonardo buscaron al niño, junto a los dueños de la vivienda, Juana y Walter, y lo hallaron sumergido en el agua. En forma inmediata se lo extrae y se le practica reanimaciones con personal de Salud Publica sin lograr reanimarlo ya que no presentaba signos vitales.

Se solicitó la presencia del médico de turno Diego Agüero, quien certificó el deceso del menor y solicitó autopsia médico legal para determinar las causas de la muerte. En el lugar, trabajó la División Criminalística de la Policía. En el caso interviene el Juzgado de instrucción Penal en Turno de la ciudad de Puerto Rico.




Comentarios