La sequía que azota a la región hizo disminuir el caudal del arroyo del cual se abastecía la planta potabilizadora.


En Terciado Paraiso donde viven más de 300 familias, el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento comenzó a bombear agua de un nuevo pozo perforado. La sequías que afectan a la región en los últimos meses, provocó que el caudal del arroyo de donde sacan el agua para potabilizar haya disminuido.

Sin embargo, el nuevo pozo perforado permite cubrir parcialmente sus necesidades. Se entrega el suministro de forma sectorizada, proveyendo de agua día por medio a todos los barrios. El nuevo pozo perforado se suma a otros dos que ya estaban en funcionamiento y tiene una capacidad de 6.000 litros por hora.

Mientras tanto, se construirá un estanque más grande para acopiar agua del arroyo, en busca de darle una solución a futuro a la problemática del agua en esta comunidad que se estima que continuará creciendo en cantidad de habitantes.




Comentarios