Fue un lunes negro para los comerciantes, que se encontraron con un panorama poco alentador: se les postergó la toma de pedidos, la entrega de productos cayó hasta un 50% y notaron aumentos de hasta el 30%. Por otra parte, debido a la suba en la cotización del dólar blue, en muchos kioscos los distribuidores no entregaron productos importados.

En este contexto, la expectativa gira en torno a las primeras medidas que tomará la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, y, a su vez, aguarda que se amplíe un canal de diálogo.

Asimismo, esperan que la funcionaria tenga un “enfoque productivista” en su gestión y un “claro apoyo a las exportaciones”: “Considerando los temas coyunturales como el de la importación de insumos y las decisiones en materia energética adecuadas para garantizar el abastecimiento industrial para no perjudicar el proceso productivo”, dijo Daniel Funes de Rioja, titular de la Unión Industrial Argentina (UIA).

El cimbronazo económico se trasladó a los supermercados. Foto: Orlando Pelichotti

La entrega de pedidos a supermercados cayó hasta un 50%

Aunque en los supermercados todavía los precios no reflejaron los cimbronazos económicos -seguramente aparezcan en días más-, sí se notó un parate en la entrega de productos como también en la toma de nuevos pedidos. Esto ocurre por la falta de valores de referencia.

“Muchos proveedores no están tomando pedidos porque dicen que no tienen precios”, dijo Fernando Aguirre, vocero de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

Supermercados: aumento de precios y demora en la entrega de productos. Foto: José Gutierrez

Por su lado, Miguel Calvete, vicepresidente de la Confederación de Comercios y Servicios de la Argentina, indicó que en los comercios hubo “entre un 40% y un 50 % de retracción” en el suministro de productos “dependiendo del rubro”. Asimismo, dijo que “en insumos industriales no hay entregas” o se realizan “solo con precio abierto dolarizado (dólar CCL)”.

Al mismo tiempo, Yolanda Durán, presidenta de la Cámara de supermercados chinos (Cedeapsa), comentó que “hay listados con aumentos de entre el 5% y e 7%”. “Hay que ver qué pasa cuando se repongan los productos esta semana”, advirtió.

Los inconvenientes que enfrenta la cadena kiosquera

Los kioscos recibieron listas de precios con aumentos de hasta un 30%, y por otro, los proveedores cancelaron la entrega de pedidos, en especial los importados.

“Empezaron a actualizar precios con aumentos de hasta un 30% en las mercaderías de empresas nacionales y no entregaron productos ni tomaron pedidos nuevos de productos importados”, contó Sergio de Acha, presidente de la Federación Argentina de Kiosqueros.

También los kioscos enfrentan problemas con la entrega de productos. Foto: José Gutierrez

Según De Acha, las distribuidores argumentaron que “tenían que ver cómo quedaba el dólar, en qué lugar se paraba”. “Si se normaliza el blue seguramente ajusten precios y vuelvan a entregar”, señaló.

Sandro, un kiosquero porteño, comentó: “Tenía tres pedidos que me anularon y me dejaron en espera. Nadie quiere vender, por eso muchos productos dejé yo también de vender, porque no sé si pierdo, gano o salgo empatado”.

“Quedaron todos los pedidos pausados porque no hay precio”, le manifestó una distribuidora de Isidro Casanova, que le provee parte de los productos que comercializa.

Una semana no tan dulce

La Semana de la Dulzura, del 1° al 7 de julio, suele ser muy esperada por los kiosqueros, ya que ven sus ventas potenciadas. Pero este año no está resultando como otras veces.

“Para la Semana de la Dulzura la mercadería que compré la semana pasada aumentó 30% y cuando tenga que reponer la voy a tener que pagar un 30% más cara, un chocolatín de $60 lo voy a pagar $74″, explicó Claudio, kiosquero de Almagro. Por otra parte, se mostró preocupado porque grandes marcas “no están entregando mercadería” y “las golosinas aumentaron entre un 15% y 20% y las gaseosas entre un 15% y un 18%”.

Una Semana de la Dulzura muy particular. Foto: La Voz

“Nos dijeron que va a ser así hasta que se normalice todo. Es un descontrol. No están tomando pedidos porque es tanto el desfasaje que no se sabe qué va a pasar y nos dicen que ante la incertidumbre prefieren no entregar hasta que pase todo esto”, explicó.

Acerca del tabaco y los habanos importados explicó que “como ya no compran al dólar oficial, aumentaron 30% el precio y en la industria nacional las empresas son chicas y no pueden abastecer todo el mercado”.

El Gobierno no nos da respuesta, queremos reunirnos, pero no nos atienden el teléfono”, dijo, sin esperanzas de que el escenario cambie.

La industria, a la espera del Gobierno

“Entiendo que Batakis tiene experiencia como funcionaria tanto provincial como nacional y formación técnica que, objetivamente, la califica. Es de esperar que tenga respaldo adecuado en lo político para procurar y lograr la estabilización macroeconómica, con equilibro fiscal y sólida política monetaria que el país necesita”, expresó Funes de Rioja.

Pero el sector industrial también se ve afectado. A propósito, Jorge Sanvitale, director de Mehcco, señaló que desde que la semana pasada hay proveedores que empezaron a enviar listas de precios nuevas. “Algunos tienen listas con precios base que incluyen algunos descuentos que fueron suprimiendo y aumentó el valor real del material”, detalló.

La industria, afectada por los suministros de materiales.

“Las fábricas que producen los materiales que utilizamos, o la mayoría de ellas, suspendieron las ventas y las listas de precios quedaron sin validez, ya que esperan los nuevos anuncios y cuál es el camino que se tomará para definir los valores de sus productos”, agregó el fabricante de tableros eléctricos.

A raíz de esto, Sanvitale también decidió frenar “el envío de cotizaciones”. “No sabemos los valores que vamos a tener que manejar con nuestros proveedores. Es un momento de absoluta incertidumbre”, concluyó.