El Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó este jueves que revisará algunas de las metas trimestrales establecidas en el programa económico acordado con la Argentina por el cambio en el contexto internacional que generó la invasión de Rusia a Ucrania, pero aclaró que los objetivos anuales se mantendrán inalterados.

Gerry Rice, portavoz del organismo multilateral de crédito, dijo en su habitual conferencia de prensa de los jueves: “Dado el efecto de la guerra en Ucrania, y el tema estacional, se revisarán las metas trimestrales; en términos prácticos reflejará este shock, aunque sin cambios en la pauta anual”.

El presidente Alberto Fernández y el ministro Martín Guzmán junto a la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

El funcionario internacional también explicó que el Gobierno de Alberto Fernández ya se ha comprometido a cambiar las prioridades de algunas partidas de gasto público, pero evitó entrar en más detalles. Las decisiones tendrían que ver con un mayor gasto dirigido para la contención social debido a los aún elevados niveles de pobreza estructural.

Rice desdramatizó la situación sobre la Argentina al sostener que “esto pasa en términos regulares en los programas del FMI”. Y explicó que se debe a que se van modificando los contextos internacionales respecto de la situación original que había al momento de firmar los acuerdos.

Por ello, el vocero del organismo que conduce Kristalina Georgieva expresó que en el caso argentino “el sendero de metas trimestrales del programa será revisado para alcanzar los objetivos anuales y reflejar el impacto del shock”. Sobre esto, Rice añadió: “Tenemos revisiones trimestrales para que podamos tener en cuenta el desarrollo de eventos, pero las metas anuales y el programa permanecen sin cambios”.

El Fondo Monetario Internacional podría desembolsar más de U$S4.000 millones para la Argentina. Foto: Ámbito

Una de las metas que se modificará será la de inflación debido a que la Argentina ya no tiene chances de cumplir con los objetivos trimestrales que se establecieron, dado que desde marzo ha registrado una fortísima aceleración de los precios domésticos, en sintonía con lo ocurrido en otros países pero partiendo desde un piso mucho más alto.

En marzo, el Gobierno de Alberto Fernández y el Fondo Monetario habían acordado una pauta del 48% de inflación para este año, menor al 50,9% de 2021. Pero ahora las proyecciones de consultoras privadas ya están hablando de una suba generalizada de precios promedio que estaría superando el 70%.

“Nuestras proyecciones han sido revisadas en la discusión y dado los cambios incluida la guerra”, dijo sobre ello Rice. Y explicó: “Sobre la inflación, como hacemos con otros países, nuestras estimaciones han sido revisadas dado los cambios, incluyendo la guerra en Ucrania desde la aprobación del programa con la Argentina, y daremos más detalles cuando se publique el staff report”.