El evento clandestino desarrollado a orillas del río Paraná, en el barrio cerrado Mbiguá de Ituzaingó sigue dejando una estela de escándalo. Este último jueves se conoció que concurrieron funcionarios del poder ejecutivo y judicial de Misiones, el jefe del servicio penitenciario de la vecina provincia de Misiones.

Y ahora, se supo que la fiesta que no tenía habilitación comunal ni sanitaria, fue bendecida por un sacerdote. “Di la bendición y me fui. Me convocó un conocido, me vinieron a buscar y me trajeron de vuelta”, dijo el religioso haciendo referencia a su regreso a Posadas tras bendecir la fiesta que fue animada por Pablo Lezcano y su grupo de cumbia Damas Gratis.

John Rajimon quien además es rector del Colegio Roque González de Posadas. “Sí, es cierto, estuve en Puerto Mbiguá”, dijo el sacerdote quien aseguró desconocer, a pesar de estar en el lugar, la envergadura del evento.

El barrio cerrado está a muy pocos kilómetros del límite entre Corrientes y Misiones, en jurisdicción municipal de Ituzaingó. El intendente de la comuna, Eduardo Burna, dijo desconocer la realización del evento a pesar de la cantidad de gente convocada.

Prometió colaborar con la Justicia ante las quejas del Gobierno de la provincia de Misiones que a través de sus autoridades sanitarias confirmó que los participantes del evento dieron positivo para Covid-19, tras ingresar a la capital misionera.