Los incendios ya arrasaron con 520 mil hectáreas de Corrientes, y las zonas más agravadas son San Antonio, Caá Catí, Villa Olivari y San Miguel. Estas localidades, junto a Concepción III, Curuzú y Cuatiá, Santo Tomé, Loreto, y Bella Vista son las que cuentan con focos activos.

Como consecuencia del cambio climático se generó una sequía histórica en la provincia que ayuda a propagar el fuego. Los frentes son incontrolables y los bomberos hacen todo lo posible para contenerlos.

Hay alrededor de 3800 personas combatiendo las llamas: brigadistas, bomberos, agentes municipales, policías, etc. Además, el Gobierno puso a disposición de las autoridades correntinas aviones hidrantes, helicópteros, autobombas, entre otros equipamientos.

Aún frente a las tensiones entre Corrientes y el Gobierno nacional, envían ayuda

A pesar de negar la ayuda del Estado y de los cruces entre Gustavo Valdés, el gobernador provincial, y Juan Cabandié, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, insisten en querer socorrer a Corrientes.

Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente de la Nación, viajó a Corrientes el pasado 10 de febrero para unir fuerzas y ayudar a Valdés a combatir los incendios.

Reporte diario de incendios por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Foto: Captura de pantalla

Según informaron desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, también enviaron dos medios aéreos más y, a su vez, la cartera de Juan Cabandié ofreció ayuda para la conformación de una brigada local de combatientes forestales.

Jujuy, Mendoza y Córdoba también ayudan a combatir los incendios en Corrientes

En base a lo que detalló Radio Sudamericana, Corrientes no solo lucha contra el fuego de la mano de Nación, sino también de otras provincias: Jujuy, Mendoza y Córdoba, las cuales le brindaron muchas alternativas, desde equipamiento hasta personal para combatir los frentes.

Jujuy, Mendoza y Córdoba envían ayuda a Corrientes para combatir el fuego. Foto: Radio Dos

Ituzaingó y Aledaños son las localidades donde se siente más el avance del fuego y, asimismo, donde abundan las áreas forestales. Allí están trabajando tres aviones hidrantes, un helicóptero, nueve autobombas y unas cuarenta personas voluntarias. El intenso labor de los cuarteles de bomberos está coordinado por Eulogio Márquez, titular de la Dirección de Defensa Civil.