El encargado del cementerio correntino San Isidro Labrador pidió ayuda a la Policía luego de ver que un grupo de hombres estaban produciendo destrozos en el lugar mientras se peleaban entre ellos: rompieron varios nichos y profanaron tumbas. Los acusados intentaron escapar pero fueron detenidos.

Los incidentes se produjeron en el cementerio del barrio Laguna Brava, según detalla El Litoral. Ante el llamado del trabajador, intervino personal de la Comisaría Décima Urbana. Los hombres ingresaron al lugar y comenzaron a pelearse entre ellos generando los destrozos. Cuando las autoridades se hicieron presentes, los denunciados escaparon en un Fiat 147: los localizaron en el Control Policial N° 3, ubicado en Ruta Provincial 5.

Los ocupantes del vehículo tienen 37, 32, 31 y 26 años de edad, y se encontraban en aparente estado de ebriedad. Ante esta situación fueron trasladados a la comisaría pero allí la situación se complicó ya que los sujetos se agarraron a trompadas con los policías: fueron reducidos y alojados en una celda.

En el cementerio se constataron rotura de vidrios de diferentes nichos y rejas violentadas. A los cuatro detenidos se les inició una causa por supuestos daños agravados junto con atentado y resistencia a la autoridad.