Roxana Koguc es una formoseña que vive en Córdoba hace 10 años y viajó hasta su provincia natal para poder ver a su padre que estaba en grave estado de salud. Según aseguró la mujer a El Doce, ella y su hija viajaron el 7 de enero con un hisopado con resultado negativo.

Cuando llegaron a Formosa fueron trasladadas a una escuela que funciona como centro de aislamiento, para que se repitiera el test de Covid-19. En esa oportunidad, el resultado fue positivo por lo que fue trasladada a otro centro de aislamiento.

“Ahí hay gente positiva y negativa, entre boxes y boxes hay una valija de distancia de por medio”, describió Koguc.

En el lugar, Roxana estaba pidiendo de forma desesperada que la dejaran ver a su papá, quien finalmente murió el 10 de enero.

“Cuando llegué le dije al comisario y le muestro los estudios de mi papá, le pido que me lleven a la clínica a verlo. El domingo 10 mi papá murió y quise ir al velatorio. Y una ambulancia llega a decirme que era covid positivo. No me permitieron nada”, relató.

La mujer dijo que sospecha que los resultados de los hisopados no son fiables, ya que no les muestran ningún papel. “Ya todo lo que pasamos, no poder despedirlo, no hay vuelta atrás. Pero que esto sirva para que a otra gente no le pase lo mismo”, cerró.