Las estafas telefónicas en la provincia han dejado un centenar de cordobeses expuestos a delitos digitales. La modalidad siempre es similar: se hacen pasar por entidades bancarias o tarjetas y solicitan los datos de quien está del otro lado del teléfono.

De esta manera, con la información privada ya recabada se apresuran a realizar extracciones en bancos o compras virtuales.

Con este formato fue estafada una mujer de 31 años, domiciliada en calle Miguel de Unamuno al 1900 de Bº Crisol Norte. Según asegura el parte policial, la víctima recibió un llamado telefónico de una supuesta entidad bancaria que necesitaba corroborar sus datos personales.

Posterior a esto y mediante otros engaños, los delincuentes lograron sustraer una suma de dinero no específicada. Ahora, la Policía investiga el hecho para poder dar con los responsables.