El pasado 7 de noviembre, una mujer de 40 años murió por un shock séptico provocado por un aborto clandestino en Jesús María. Lo confirmaron fuentes del Ministerio de Salud a La Voz.

“Mariela perdió la vida por las consecuencias de un aborto séptico. Tenía 40 años. Era madre y esposa. Durante tres semanas, luchó por salvarse en un hospital de la provincia de Córdoba, donde permaneció internada en terapia intensiva con pronóstico reservado. (...) Tras dos paros cardíacos, falleció el 7 de noviembre a causa de las complicaciones que le provocó no acceder a un aborto seguro”.

Así comienza el comunicado de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito difundido a través de las redes sociales, en pleno debate de Diputados por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, proyecto enviado por el presidente Alberto Fernández al Congreso Nacional, y que se sesionará el próximo 10 de diciembre.

En el comunicado del organismo, detallaron que es la primera víctima (el nombre Mariela es un seudónimo) de la que se tienen noticias en la provincia, pero la cuarta a nivel nacional. Por esta razón, exigen al Gobierno de Córdoba que escuche la demanda y “disponga las medidas necesarias para que en toda la provincia se garantice el acceso a los derechos sexuales y (no) reproductivos, principalmente la interrupción voluntaria del embarazo”.

La situación en las localidades del interior es alarmante. A nivel nacional tampoco hay acceso pleno: son 39.000 al año las internaciones por abortos inseguros. Estamos ante una problemática de salud pública que exige respuesta de los Estados nacionales, provinciales y municipales”, denunciaron.