El protocolo de sesiones remotas, que les permitió a los diputados debatir leyes en comisiones y en sesión por internet, sin la necesidad de estar en el recinto, venció el lunes, 30 de noviembre, a la medianoche. La sesión para discutir la legalización del aborto está prevista para el jueves de la semana que viene. Y todavía no se sabe si será íntegramente presencial o seguirá siendo por computadora.

El principal espacio de la oposición, Juntos por el Cambio (JPC), que tiene el 43 por ciento de las bancas de la Cámara, viene pidiendo la presencialidad al cien por cien.

Subraya que el presidente Alberto Fernández dispuso hace un mes el fin del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde funciona físicamente el Congreso, para pasar al Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO).

Además, señalan que los diputados tienen pasajes gratis para trasladarse —y sin restricciones— por el país; que cientos de miles de personas en la Argentina ya trabajan de manera presencial desde hace meses y que todo el territorio nacional está en DISPO, salvo Bariloche (Río Negro) y Puerto Deseado (Santa Cruz).

Por lo tanto, sostienen que tanto las reuniones de comisiones como las sesiones de la Cámara deben ser presenciales, sin conexión a una red VPN ni exposiciones ni votación que no sea en el recinto.

En el Frente de Todos (FDT), en cambio, se inclinan a continuar con lo que ellos llaman sesiones mixtas: es decir, con diputados en el recinto o en algún otro lugar con mayor capacidad y mejor ventilación (en las últimas horas se habló del Centro Cultural Kirchner, CCK, y del Microestadio Malvinas Argentinas, ambos ubicados en la Capital Federal), pero permitiéndoles a los diputados que por edad, por padecer enfermedades preexistentes o porque cursen un embarazo puedan exceptuarse y participar de las reuniones de comisión (y firmar dictámenes) y de las sesiones (y votar) a distancia.

Hasta el momento no hay acuerdo, pese a que se realizan reuniones y conversaciones entre los jefes de bloque y el presidente de la Cámara, Sergio Massa.

“Queda por definir el mecanismo y el lugar, si hay posibilidades de garantizar el distanciamiento dentro del recinto o no, qué medidas tomar y si es necesario hacer algún test rápido para que podamos ingresar. Todo eso están decidiendo los jefes de bloque. JPC entiende que una vez finalizado el ASPO, en DISPO la presencialidad debe ser la regla y lo remoto, la excepción”, dijo la secretaria parlamentaria del interbloque cambiemista, Silvia Lospennato (PRO).

En cambio, la vicejefa del bloque FDT, Cecilia Moreau, dijo que “no hay ASPO pero sí hay Covid” y que “no es que hay vacuna, que se terminó el flagelo mundial y que no hay casos”. Por lo tanto, la referente del sector massista del oficialismo sostuvo que “a los diputados que no puedan estar”, entre los cuales menciono al sanjuanino antiabortista José Luis Gioja, presidente del Partido Justicialista, “no se les puede cercenar el derecho a participar” de la sesión y que se les debería permitir poder hacerlo “desde su provincia, por VPN”.

Moreau, que es verde, dijo que la mayor cantidad de legisladores que, por su edad avanzada integran el grupo de riesgo del nuevo coronavirus, son “justamente los que no acompañan” el proyecto de legalización del aborto, pero que de todas maneras debe poder garantizárseles la participación, porque si no, a su criterio, sería “un atropello a las instituciones”.

Sesión en la camara de Diputados Foto Federico Lopez Claro

Cronograma

Pese a la falta de acuerdo, el trámite parlamentario de la ley viene avanzando. Este jueves desfiló la última tanda de 20 expositores de distintas áreas y, ahora, los diputados ya empezaron a fijar posiciones personales, con vistas a la firma de los dictámenes, prevista para el miércoles.

Con seguridad, como en 2018, se firmarán dos dictámenes: uno a favor y otro de rechazo, aunque podría haber alguna iniciativa intermedia que, por ejemplo, proponga la despenalización.

Hasta ahora, en el plenario de las comisiones de Legislación General (cabecera), Legislación Penal, Salud y Mujeres se realizaron reuniones meramente informativas, para escuchar a invitados verdes y celestes. Este viernes seguirán teniendo ese carácter pero se escuchará únicamente la voz de los diputados.

El debate de la letra de los proyectos quedará para la semana que viene, una vez que esté acordado cómo seguir funcionando.

Aclaración novedosa de Naciones Unidas

Los verdes tomaron como un triunfo propio la exposición que brindó el jueves Luis Ernesto Pedernera Reyna, presidente del Comité de Derechos del Niño y de la Reunión de Presidentes de Tratados de Naciones Unidas (ONU).

El funcionario dijo que “existe un mito en la sociedad argentina” sobre la supuesta “reserva” en la Convención referida al momento de la concepción”. “Y digo mito porque la única reserva que tiene el Estado argentino a la Convención de los Derechos del Niño es al artículo 21, sobre adopciones internacionales y a unos párrafos específicos”, dijo el expositor ante los diputados.

Uno de los argumentos jurídicos más fuertes de los celestes, justamente derribado por este alto funcionario de la ONU, es que la Argentina hizo reserva de la interpretación del artículo 1º de dicha Convención, señalando que debe entender por niño “todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad”.

Pedernera Reyna, sin embargo, sostuvo que tal reserva no existe y, por lo tanto, “no tiene ningún efecto vinculante con nuestro Comité, porque para la Convención ‘niño es toda persona o ser humano menor de 18 años’”.

“La Convención para nada ingresa en el momento de la concepción Por lo tanto, esa cuestión de que el Estado argentino dice que considera una reserva es una declaración unilateral que no tiene ningún efecto vinculante”, insistió.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.