La Cámara 6ª del Crimen de Córdoba condenó este jueves al suboficial de policía Ricardo Nicolás Campos de 29 años, quien se desempeñaba en la División Motos de la Policía. El efectivo fue acusado de matar de un balazo por la espalda, y con su pistola reglamentaria, a su esposa en 2018. El fallo fue por unanimidad y participaron de la decisión los jurados populares de la provincia.

El femicidio a Cristina Natalia Rodríguez, de 39 años, ocurrió en la tarde del lunes 10 de septiembre, en el hogar que ocupaba la pareja en barrio Chateau Carreras, en la ciudad de Córdoba. Por el hecho, Campos fue condenado por la gravísima figura penal de homicidio triplemente calificado por el vínculo, por la violencia de género y por la alevosía (cuando la víctima se encuentra indefensa). La sentencia coincidió con lo que había pedido el fiscal Martín Berger y los querellantes Carlos y José Nayi.

La Justicia determinó que Cristina fue víctima de femicidio.La Voz/Archivo

Hasta último momento, el policía Campos insistió con que se trató de un accidente y, con su defensa, buscó que todo quedara enmarcado en un homicidio culposo. Campos siempre dijo que el disparo fue efectuado de manera accidental por “un mal movimiento” realizado con “su mano derecha”, mientras intentaba colocarse el arma en el pantalón.

Sin embargo, la investigación echó por tierra esta versión y se centró en una serie de indicios y pruebas: contradicciones del acusado, pericias balísticas y otros informes de Policía Judicial y testimonios de las amigas y hasta de una hija de la víctima que refirieron que Cristina era víctima de violencia de género.

Si bien resta conocer los fundamentos del fallo, está claro que para los jurados populares y los jueces el hecho se enmarcó en un caso de violencia de género. No menor es que la víctima se encontraba de espaldas (indefensa), cuando se produjo el disparo (ahora confirmado) intencional. De allí, que todo haya sido encuadrado con el agravante de alevosía.

La mujer era madre de tres chicos. Se había conocido con el policía, se pusieron de novios y en 2017 se casaron. Las actitudes violentas del cabo (según declararían las testigos) comenzaron al poco tiempo.

Si sos víctima de violencia de género o conocés a alguien que se encuentre en esta situación, podés comunicarte al 0800-888-9898, una línea gratuita, disponible las 24 horas.