En la mañana de este miércoles se conoció que dos sujetos armados ingresaron a una forrajería, en el kilómetro 13 del Camino a 60 Cuadras, amenazaron a los dueños y sustrajeron un disco rígido con filmaciones que podrían contener imágenes de un robo que había ocurrido días atrás. Este jueves se conocieron parte de esas amenazas que habrían realizado los sujetos que serían parte de la banda de “poliladrones” que el sábado asaltó a una familia a metros de ese comercio.

“Estábamos el lunes tipo 18.30 en el patio juntando el pasto, entran dos sujetos que venían en motocicleta y le preguntan a mi marido por un producto, cuando se da vuelta le dicen ‘quedate quieto, no hagas nada y danos las filmaciones’”, arrancó contando la esposa del dueño de la forrajería asaltada, a Radio Mitre.

Según la mujer las amenazas continuaron mientras le apuntaban con un arma: “Le decían ‘vos tenés muchos nietos, no los podes cuidar a todos. Lo único que queremos es la grabación de las cámaras. Quedate quieto que no te va a pasar nada’. Así que en el medio de los nervios saqué todo y se los entregué. No sé si habrá pasado más de un minuto entre todo eso”.

El actuar de los delincuentes también da cuenta del gran trabajo de inteligencia que realizó la banda. En ese sentido la mujer comentó: “Tenemos nietos, no sé cómo sabían eso. Por supuesto que tenemos miedo”. A su vez, aclaró que no le vieron los rostros a los delincuentes ya que uno tenía puesto el casco y otro llevaba barbijo: “Solo les vimos los ojos”, detalló.

Sobre la actuación de la Justicia y la demora en el pedido de las filmaciones, indicó: “La señora del negocio vino con el subcomisario recién el lunes a pedir las grabaciones, pero no se llevaron las imágenes. Nosotros les dijimos que vengan con un técnico para sacarlas y llevarlas en un pendrive. No las sabemos manejar, no las vimos a las filmaciones”.

En ese sentido se conoció que el miércoles por la tarde desde la Justicia les enviaron un mensaje de texto en el que le indicaban que en esa jornada irían a buscar las imágenes. Obviamente ya habían sido robadas.