Mientras avanza la investigación por la presunta estafa en masa de la Generación Zoe, en Villa María se sumaron siete nuevos damnificados, que son representados por el abogado Eduardo Rodríguez, quien aportó algunos detalles de lo sucedido.

Rodríguez ha confirmado que recibieron a siete personas que realizaron consultas en su estudio y que narraron cómo ingresaron a participar de Generación Zoe y que aportaron entre 4.000 y 4.500 dólares cada uno.

Sobre el tema, opinó que “la causa está en sus inicios, todavía hay secreto de sumario, pero estamos a la expectativa de ver qué sucede porque entiendo que la prueba que se ha juntado es mucha y que todo conduce a que como mínimo estamos delante de un delito de estafa”, dijo en declaraciones a UNI TV, este jueves.

Seguidamente, contó que entre sus representados “hay una persona que vendió un vehículo para hacer el aporte en este esquema de Generación Zoe, que tiene como línea central hacerle creer a la gente en ‘minas de oro’ o que inversiones magníficas en otros países son el respaldo de los intereses que te van a pagar por tu dinero”, relató.

Luego dijo que por lo hablado con sus clientes pudo conocer cómo fueron captados: “El grueso del convencimiento es oral, a través de la conversación y los contratos que se firman son muy escuetos, muy sencillos”, explicó.

A continuación detalló que se trata de “personas de poder adquisitivo medio, gente que tenía sus ahorros debajo del colchón o en un auto y decidió arriesgarlos en este esquema”, señaló.

Sobre el reclamo, sostuvo que “es de público conocimiento que cobraron primera y segunda cuota y la tercera ya no se pudo cobrar”, denunció.

Por último, reiteró sobre sus clientes: “les interesa recuperar el dinero, pero el contrato dice que por tres años no podés retirar el capital sino que te dan los intereses y que si aportás nuevos socios ese interés lleva un premio que se te acredita en una cuenta y se transforma en criptomoneda... es todo tan enredado”, graficó.