El pasado fin de semana largo se habilitaba en Córdoba la primera flexibilización al turismo. Desde el viernes 20, dueños de casas de veraneo pudieron regresar a sus domicilios para realizar trabajos de reacondicionamiento; pero las rutas cordobesas fueron testigos de un desborde masivo de personas que se acercaron a los puntos turísticos de Córdoba para pasar el día.

Esta situación generó alerta en las autoridades provinciales, ya que en diferentes puntos turísticos no se respetaron las condiciones básicas de higiene y seguridad como el distanciamiento social. Al respecto, el ministerio de Salud, Diego Cardozo, aseguró “Hasta el momento no ha surgido un dato alarmante”, respecto a un posible brote nuevos casos.

“Hemos estados reunidos porque nos preocupó el comportamiento de algunos puntos turísticos. La intención para esta fin de semana largo, es seguir reforzando las medidas en coordinación con la Agencia de Turismo, con los municipios y el Ministerio de Seguridad. Sin lugar a dudas necesitamos que la comunidad nos ayude, nos apoye. No es la intención andar multando o generando malestar entre la gente. Pero necesitamos tomar responsabilidad individual”, precisó Cardozo.

En la misma sintonía, el funcionario aseguró que Córdoba está mejorando en sus cifras de nuevos casos y ocupación de camas. Finalmente, Cardozo pidió por la responsabilidad individual: “Venimos con una tendencia clara al descenso, con indicadores duros muy buenos, pero la primera ola no ha finalizado. Es el momento justo en donde no podemos descansar. Estamos en la curva descendente. Vamos bien pero no nos descuidemos ahora, no pongamos en riesgo el sacrificio que hemos hecho los meses anteriores”.