Primeras elecciones nacionales en el marco de una pandemia que transformó todo. Primera elección para el chicos de 16 y 17 años habilitados para ejercer su derecho ciudadano en las PASO 2021. El denominado “voto joven” que en Córdoba encolumna a 72.459 adolescentes. Segundo distrito detrás de Buenos Aires, y parte de un porcentaje que representa el 2,51 por ciento del padrón a nivel nacional y el 2,43% en Córdoba.

//Mirá también: PASO 2021 Córdoba, minuto a minuto: cerraron los comicios y se conocen las primeras tendencias

Los Mellis decidieron concurrir a votar, más allá de que con sus 16 años la obligación no es tal, porque de no hacerlo no les caben sanciones. Preguntaron por las propuestas y perfiles como para averiguar un poco y no ir tan “crudos”, porque la política no forma parte de sus intereses, como le ocurre a la mayoría de su edad. Y muchos menos, los políticos.

//Mirá también: PASO 2021: la Cámara Electoral Nacional confirmó que votó el 67% del padrón

Más atención prestaron en los cuidados sanitarios y las medidas preventivas contra el coronavirus. Y en practicar la firma, ya que por primera vez iban a estamparla tras una acto eleccionario. Por lo demás, un par de datos útiles sobre como cerrar el sobre, y a votar.

Primeras elecciones para los Mellis, como para más de 72 mil chicos en Córdoba.Via País

Cola en las afueras de la escuela primaria en Mendiolaza, pero que se movía rápido. Como para no perder la paciencia ni aumentar la ansiedad. Igual, los Mellis la tenían bastante clara y su mayor preocupación pasaba por encontrar rápido la boleta entre la multitud de opciones.

Ya adentro de la escuela, miran con familiaridad el patio, las aulas, los pupitres... todo tan cercano a sus tiempos de estudiantes de primaria. Está bueno votar en las escuelas, representa mucho de las ilusiones de los chicos al dar los primeros pasos y convertirse en adultos.

“¿Son gemelos?” es la pregunta de rigor entre las autoridades de mesa, y con la que convivieron siempre. “Son iguales”, los adivinan pese a los barbijos. Y les llegó el turno. El primero demoró bastante, o eso le pareció al otro, ya que son inseparables. Después, la foto con las urnas de fondo, para que la madre suelte un par de lágrimas al recibirla.

Aires de democracia

A la hora del almuerzo, le cuentan al tío Coco, en realidad su tío abuelo y al otro extremo de la vida, con sus 91 años. “Todo llega, los felicito, es muy importante su decisión”, los alienta. Y a la vez les recuerda que nunca faltó a su obligación cívica, “y nunca puse un voto en blanco”.

“¿Qué hacemos con el papelito que nos dieron después de votar?”, preguntan a dúo. El padre (hasta aquí con un mal disimulado orgullo), reseña que en sus tiempos de DNI libreta ahí iba el sello. La madre ofrece guardarlos y los Mellis responden que no, porque ahora es su responsabilidad. El ejercicios continuará el 14 de noviembre, y en las próximas, y así siempre...

En tiempos de pandemia, en la que todos tomamos conciencia de lo que representa respirar, llenarse los pulmones con los aires de democracia ya forma parte de sus vidas.