La cruda realidad es que la inflación sigue creciendo y eso se siente en los mostradores y en las mesas de los cordobeses, que por estos días se anotician de un nuevo aumento en el precio de la carne, situación que también pone en alerta a las carnicerías, que padecen por la caída de las ventas.

Valga la metáfora, estas son épocas de vacas flacas y poco importan las teorías económicas o los datos estadísticos cuando el principal gusto culinario de los argentinos se hace imposible para los bolsillos y mas aún cuando desde los frigoríficos bajan la media res con aumentos del 7 al 9 por ciento desde esta semana.

Este nuevo incremento de marzo, se suma a un precio que a lo largo del 2020 ha marcado más de un 75 por ciento del incremento en los cortes y que complica todavía más el panorama para los comerciantes que deberán ajustarse para tratar de absorber el impacto para no seguir perdiendo ventas

Sobre el nuevo aumento, Fabián Lattanzi, gerente del Mercado Norte, ha dicho hoy que “a fines de febrero volvimos a tener un alza en el precio de las carnes. Los frigoríficos ajustaron el valor de la media res entre 7 y 9 por ciento”, comentó en diálogo con La Voz.

En su popular “índice asado”, el Mercado reporta que hubo un aumento del 4,4 por ciento, tomando como referencia el menú con carne de novillo: para 10 comensales el costo de preparar un asado se ubicó en 4.725 pesos el mes pasado, unos 200 pesos más que en enero.

Mientras que el asado con carne de ternera tuvo un costo de 5.797 pesos también para 10 personas; con carne de vaca, de 3.875 pesos; y con cerdo, de 4.125 pesos.