Otro caso conmovedor en Córdoba. Esta vez, Romina Valdez empezó con trabajo de parto, y se dirigió hacia la Maternidad Provincial pero en el camino rompió bolsa y no pudo retrasar el parto. Su hija nació en el estacionamiento del centro de salud.

Doblamos en la esquina de la Maternidad, rompí bolsa y le pedí a mi papá que agarre la cabecita porque salía. Mi marido había bajado a buscar a alguien”, relató la mujer en diálogo con El Doce.

“Rompí bolsa, pujé y sentí la cabecita”. En ese momento según relató Romina, no había tiempo para bajarse o frenar y la pequeña terminó naciendo en la puerta de la Maternidad.

“Fue una experiencia hermosa porque a mi hija la recibí yo”, contó emocionada.

Además, según explicó un efectivo policial se acercó para ayudar. Desinfectó una navaja que tenía y con eso cortaron el cordón umbilical en el auto.

Salió una enfermera como para llevarme a sala de parto cuando se da cuenta que ya había nacido. Pidió un cortante quirúrgico pero no había, así que la desinfectó y cortó el cordón con eso”, afirmó.

La beba se encuentra en perfectas condiciones, y sólo requirió antibióticos para prevenir una posible infección debido a las condiciones de su nacimiento.