Hay cierta preocupación alrededor de algunos pacientes recuperados de coronavirus ya que dejan de cumplir ciertas normas sanitarias. En este sentido, profesionales de la salud de Córdoba advirtieron que aquellos que ya tuvieron la enfermedad no poseen un “pasaporte sanitario" sino que deben continuar con las mismas precauciones que quienes aun no se contagiaron.

Entre estos profesionales se encuentra Juan Pablo Caeiro, jefe de Infectología del Hospital Privado de Córdoba quien sostiene que los recuperados deben seguir las mismas recomendaciones de cuidado que el resto de las personas, incluido el uso de barbijos, lavado de manos y distanciamiento físico.

La principal razón que se desprende de todos estos cuidados es que no se sabe cuánto tiempo duran los anticuerpos y que no todos los infectados los generan. Además, deberían realizarse un seguimiento por posibles secuelas.

Caiero asegura que las reinfecciones son poco frecuentes, aunque se desconoce cuánto duraría la inmunidad que se obtiene tras el primer contagio.

Literatura científica

Un estudio realizado en Islandia y publicado en el New England Journal of Medicine, muestra que las defensas específicas contra el coronavirus podrían durar al menos cuatro meses. Los investigadores analizaron seis tipos de anticuerpos en 1.797 personas.

El 91,1 por ciento de los recuperados produjo niveles detectables de anticuerpos y se mantenía en el mismo nivel cuatro meses después de la infección. Esta respuesta inmunológica fue más potentes entre los adultos mayores y entre los que desarrollaron cuadros más graves.

Pero otro estudio (un preprint, artículo sin revisión de pares) del Imperial College de Londres determinó que el porcentaje de la población de Inglaterra con inmunidad habría pasado del 6 al 4,4 por ciento entre junio y septiembre. Y detectó que las personas de 75 años o más muestran una disminución significativamente más rápida en los anticuerpos.

Otro dato: los anticuerpos disminuyeron menos en los trabajadores de la salud, lo que podría suponer que una exposición repetida o más alta generaría más protección.

“Incluso si una prueba detecta anticuerpos, la persona debe seguir cumpliendo con las medidas de protección, como usar una máscara, mantener la distancia o hacerse test diagnóstico ante la presencia de síntomas”, explicó Paul Elliot, director del Imperial College de Londres.

Conclusiones opuestas

Los estudios sobre inmunidad en los recuperados son muy variables y, a veces, llegan a conclusiones opuestas. Muchos trabajos todavía no fueron revisados por pares y se utilizan diferentes procedimientos para determinar la presencia de anticuerpos.

Otro trabajo de la Escuela de Medicina de Harvard determinó que los anticuerpos están más elevados entre dos a cuatro semanas después de la infección. Mientras que en China, un trabajo encontró que quienes cursaron cuadros asintomáticos ya no tenían anticuerpos dos meses después.

E incluso la literatura científica también indica que algunas personas no desarrollan inmunidad tras la infección.

Aunque ya trascendieron posibles casos de reinfección en Córdoba, Caeiro asegura que es muy difícil probarlo porque es necesario conocer la secuencia genética de los virus culpables de las dos infecciones y corroborar que realmente son distintos genéticamente.

El día después

A nivel mundial, el 10 por ciento de la población que estuvo infectada sigue con problemas de salud más allá de las tres semanas. Una parte se recupera totalmente recién a los tres o cuatro meses.

El post Covid-19 afecta principalmente a los pulmones, corazón y cerebro. “Las secuelas más frecuentes son la falta de aire y la tos, pero también hay cuadros graves como embolias de pulmón (provocada por coágulos) y fibrosis pulmonar”, explica Vanesa Abrate, jefa del servicio de la Unidad de Enfermedades Respiratorias del Hospital Privado.

Y aclara que también se registra en pacientes ambulatorios entre los que se observa tos y un decaimiento general. También en pacientes jóvenes, como el caso del futbolista cordobés Paulo Dybala.

“Son pacientes que no se terminan de recuperar tras pasar la fase aguda. Al mes del alta lo llamamos por teléfono para evaluarlo y pedirles diferentes estudios. En los pacientes que se van de alta con oxígeno, el seguimiento es más minucioso”, detalla.

Entre los estudios que se les solicita están tomografía de pulmones, estudios cardiovasculares y otros para medir la función pulmonar.

¿Podrán vacunarse?

Por otra parte, al mismo tiempo que se conociera que diferentes empresas habían avanzado con los estudios para presentar la vacuna contra el coronavirus también surgieron dudas respecto a si quienes ya se habían contagiado debían colocársela.

“Por ahora no se recomienda vacunar a los ya infectados por varias razones. Primero, no se sabe si es necesario. Además, siempre está latente un riesgo de que ocurra una amplificación de la infección dependiente de anticuerpos (conocido como ADE, por su siglas en inglés), parecido a lo que pasa con dengue. Puede ocurrir que la reinfección sea peor”, asegura Caeiro.

Los Centros de Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) todavía no tienen una recomendación sobre este punto. “Hasta que tengamos una vacuna disponible y el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización haga recomendaciones a los CDC sobre cómo usar mejor las vacunas, los CDC no pueden comentar si las personas que tuvieron Covid-19 deberían recibir una vacuna”, dice en su sitio.

Por: Lucas Viano

*Este texto fue publicado originalmente por La Voz. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.