La policía que recibió y cobijó en la madrugada de este jueves a los tres hermanitos que deambulaban solos y con poca ropa por las calles de Córdoba aseguró que le gustaría recibirlos en guarda. “Hay que brindarles contención, amor y todo el cariño”, consideró la sargento Luciana Barrios.

“La verdad que estoy muy conmovida porque uno vive muchas situaciones en este trabajo pero lo que menos se espera es encontrarse con algo así”, señaló la mujer en diálogo con Arriba Córdoba. Horas antes de que aparezca la madre de los niños, la uniformada contó que le “encantaría poder brindarles contención y tenerlos bajo mi guarda, pero eso depende de la Justicia”.

No soy mamá, pero me encantaría. Al ver semejante situación, lo primero que uno piensa es tratar de brindarles una contención y todo el cariño y el amor a esos niños, que estaban deambulando en el medio de la noche, corriendo miles de peligros además del frío”, reveló Barrios. Y explicó que los pequeños “llegaron descalzos, con poca ropa y llorando”.

Ayuda a los niños desamparados

En cuanto a la recepción en la comisaría 36, Barrios contó que “inmediatamente, otros policías y gente de barrio Ciudad Mi Esperanza colaboraron con ropa, víveres y pañales, entre otras cosas” para arropar a los niños. “Se les dio el desayuno y fueron trasladados para que lo revise un médico y nos de la tranquilidad plena de que están bien”, contó.