El pasado viernes a la noche una ambulancia que trasladaba a un paciente fue asaltada en la variante Juárez Celman. El conductor tuvo que detener su movimiento por la pinchadura de una rueda, luego los ladrones procedieron a atacarlos. Hoy, la zona se encuentra custodiada por la Policía de Córdoba aunque los vecinos apuntan a la falta de alumbrado en el sector.

“Nadie corta por la variante, porque es una zona muy oscura, es peligrosa, esta marcada por la oscuridad y los yuyos altísimos, uno no sabe lo que le puede pasar ahí”, dijo a Cadena 3 Elizabeth Martínez, vecina de Villa Los Llanos y esposa de una persona asistida por la ambulancia, en uno de los dos accidentes ocurridos en la zona.

//Mirá también: Córdoba: fueron filmadas robando en el Centro y las detuvieron

La ambulancia asaltada se paró en el kilómetro 7, donde habían chocado los camiones y ahí se encontró con el otro accidente de la camioneta Chevrolet, que era de mi marido”, relató.

Por su parte, la Policía asegura que estos hechos de inseguridad son “casos aislados”, y anunció que incrementó los controles.

El comisario inspector, Cristian Mazza, afirmó a Cadena 3: “Son hechos aislados. Suelen suceder, pero ahora reforzamos para dar con los autores. Estamos recabando la información, pero aún no hay detenidos”.

El relato del asalto en primera persona

“Salimos a las 5 de la tarde con Teo, un médico nuevo que tenía su segunda guardia en nuestro servicio, con matrícula hace 15 días, 24 años él. Nos tocó salir con un accidente cerebro vascular rumbo a Sanatorio La Cañada”, relata a Cadena 3 el paramédico de 44 años que iba en la ambulancia al momento del asalto.

Con el paciente estable en la ambulancia y con rumbo a la capital provincial, les tocó presenciar dos accidentes. Tuvieron que frenar y asistir a dos personas atrapadas en un vehículo. “Le dije a Teo, no te lo voy a contar, la vamos a vivir y nos bajamos. Vimos una situación gravísima al volante, una mujer gritando atrapada junto a un hombre, los dos dentro del habitáculo”, señaló.

Y agregó: “Pudimos abrir la puerta y darlas vuelta porque no había bomberos. Logramos sacar a la mujer con fractura en un brazo, con sangre, con vidrio, y la estabilizamos”.

Luego de llamar a otra ambulancia para que se presentara en el lugar, siguieron su camino para trasladar al paciente con el principio de ACV. “Llegando a la variante Juárez Celman, sentí algo debajo de la ambulancia como que quedó enganchado. Levanté el pie del acelerador, esperando que la dirección me tirara hacia algún lado y no ocurrió eso. Cuando frené a la orilla de la ruta, me di con que tenía un clavo miguelito en una de las ruedas”, reveló.

Inmediatamente “llamé al 101, les describí la situación y nos bajamos con Teo para mirar el monte, porque sabíamos de la peligrosidad del lugar, pasamos casi todos los días”. Y prosiguió: “En eso escuché que alguien gritó: ‘Al piso, al piso’. Yo levanté la cabeza sonriendo porque pensé que me estaba cargando mi compañero”.

//Mirá también: Inseguridad en Córdoba: lo asaltaron mientras dormía y fue violentamente golpeado

Aparecieron dos personas a punta de pistola, nos arrastraron prácticamente a la parte profunda de la banquina. Saqué la billetera, se la di y uno de ellos me dijo: ‘Disculpa amigo esto no era para vos’”, recordó. “Entonces le contesté: ‘Llévate la plata, ya está, déjame el carnet, el documento yo tengo que seguir viajando’”, explicó.

Y sumó: “El otro que tenía al médico adentro de los yuyos le decía ‘Hacela corta porque el paciente se te va a morir’. O sea que estaban totalmente conscientes de la gravedad de la situación”.

Según el paramédico, los delincuentes intentaron meterse a la ambulancia para asaltar al paciente y a su hijo que se encontraban adentro, pero no pudieron abrirla por contar con un traba eléctrica.

Uno de los ladrones que se había llevado al médico a la oscuridad “lo hizo arrodillar con la cabeza agachada, las manos atrás, en posición prácticamente de ejecución, para palparlo”. “Yo lo veía por los flashes de la ambulancia porque estaban prendidas las balizas, y en un momento yo salí corriendo porque un auto nos iluminó y el delincuente se escondió para que no lo vieran. Entonces me escapé, crucé la ruta, y le grité a Teo pero no lo vi más”, describió.

En ese segundo, “agaché la cabeza, me volví y me paré al lado de la ambulancia porque pensé que lo mataban”. “Cuando encontraron el teléfono de él, yo me tiré al piso, me metí abajo de la ambulancia y por ahí vi los pies del delincuente que corría. Cuando vi que ya se iba, salí de abajo y empecé a gritar Teo, Teo, y gracias a Dios salió de la oscuridad”, completó.

//Mirá también: Robaron en un carrito de choripán del Parque Sarmiento: dos detenidos

A pesar de haber un retén policial a pocos kilómetros del lugar, los agentes tardaron más de 15 minutos en llegar. Para ese entonces, “era tarde”, afirmó el paramédico.

“Anoche ya me tocó pasar de vuelta en otro traslado. La sensación, más allá de ver patrulleros, es más tranquilizante, pero yo dejé a mi familia sabiendo que antenoche pasé por el mismo lugar y que seguimos expuestos”, expresó.