La historia del cordobés que pasó de vivir en la calle a llenar estadios en todo el continente

Es percusionista de Los Caligaris pero su encuentro con la música no fue nada sencillo.
Es percusionista de Los Caligaris pero su encuentro con la música no fue nada sencillo. Foto: Clarín

Mauricio Ambrosi contó detalles inéditos de su infancia y lo que significó en su vida estudiar música.

Mauricio Ambrosi es percusionista y parte de la familia de Los Caligaris, la banda cordobesa que “la rompe” en México y ha llenado cientos de estadios en la provincia y el país. Sin embargo, su infancia estuvo lejos de los lujos. En una entrevista, dio detalles inéditos de su pasado y explicó lo que significó la música en su vida.

Cuando tenía siete años, en 1986, sus padres se separaron, no pudieron pagar más el alquiler y él, su mamá y sus cuatro hermanos fueron desalojados. “Ella acomodó los muebles en la casa de los parientes y nos fuimos a refugiar a la terminal durante un año”, contó Mauricio Ambrosi en diálogo con Clarín.

Es percusionista de Los Caligaris pero su encuentro con la música no fue nada sencillo.
Es percusionista de Los Caligaris pero su encuentro con la música no fue nada sencillo. Foto: Clarín

Asegura que, durante el día, pasaban las horas en la Terminal de Córdoba y por la noche, se refugiaban en hogares. “Entrábamos a los bares a pedir un café con leche hasta esperar que anocheciera. Después mamá consiguió un trabajo cama adentro y estuvimos repartidos en casas de tíos, hasta que pudimos alquilar una habitación en una pensión”, compartió.

En este sentido, manifestó que la música estuvo siempre presente en su vida y, de más grande, pudo dedicarse de lleno a esto. Detalló que, un abuelo les dio una casa y eso les permitió mejorar su situación. “Ahí empecé a estudiar música. Eso me salvó”, recalcó.

Su ingreso a Los Caligaris

Introducirse en la música no fue nada instantáneo ya que, a sus 17 años, tuvo que empezar a trabajar en servicios de limpieza para pagar las clases musicales en “la escuelita” que dictaba el profesor Ricardo “Zurdo” Roque.

Posteriormente, se encargó de la percusión en la banda de cuarteto de El toro Quevedo, donde trabajó por cuatro años hasta asegurarse de que podía sobrevivir con la música.

Recién en 2001 conoció a Valentín Scagliola (teclados de Los Caligaris) en la casa de un amigo. “No hay un mango, pero la pasamos bien”, le advirtieron los muchachos. Ese fue el puntapié que le permitió unirse a la familia oriunda de barrio Residencial América.

Los Caligaris, cebados por su 25º aniversario. (Gentileza Martín Cornejo)
Los Caligaris, cebados por su 25º aniversario. (Gentileza Martín Cornejo) Foto: Martin.cornejo.fotorock

Veinticinco años alegrando a sus fanáticos

Los Caligaris cumplieron 25 años de ser la banda “más feliz del mundo”, con un estilo circense y divertido que se distingue de cualquier otra. El 1 de octubre, llevarán a cabo un megashow en el estadio Juan Domingo Perón en Alta Córdoba, en el marco de su nueva gira “Veinticirco”.

Los Caligaris, en la antesala de otra gira internacional. (Captura)
Los Caligaris, en la antesala de otra gira internacional. (Captura)