Los robos se dan a cada minuto en Córdoba y los delincuentes despliegan una voracidad que ya rompe toda lógica y ofrece postales surrealistas como la de dos muchachos caminando por la noche, con un portón de rejas que arrancaron de una casa.

Sucedió a la hora de la cena, bajo el frío cielo nocturno del miércoles, en el barrio cordobés de Centro América, según informaron voceros policiales.

Minutos antes de las 22, dos muchachos de 18 años fueron interceptados por policías, en la esquina de avenida Florencio Parravichini y Luis Arata, que los vieron acarreando una pesada puerta de rejas, como botín de un saqueo rapaz.

Como una triste paradoja de los tiempos de inseguridad en que se viven, el vecino puso las rejas para que no entren a su casa, pero ni así pudo estar a salvo de los delincuentes.