Como estaba pronosticado, el lunes feriado en Córdoba fue con un calorón y la temperatura máxima superó incluso lo previsto por el Servicio Meteorológico Nacional, ya que se registraron 38.5 grados a las 17.10.

Con semejante día, los que pudieron aprovecharon el último día del fin de semana largo para irse a los ríos serranos. En la ciudad, el calor se hizo insoportable y las orillas del Suquía, las plazas y las fuentes fueron un refugio.

Para este martes sigue la ola de calor, con otra jornada tórrida y una máxima estimada en los 35 grados. Además, hay alerta meteorológica para el oeste de la provincia, y también por fuertes ráfagas.