El gobernador Juan Schiaretti extendió hasta el 14 de diciembre el plazo para seguir la negociación de la reestructuración de una deuda de casi 1.700 millones de dólares con los bonistas.

Era un hecho que el Gobierno Provincial no podría cerrar las tratativas, luego del duro rechazo del grupo Bondholder, propietario del 50 por ciento de los tenedores, según publicó La Voz.

Y de esta manera se abre una nueva instancia hasta el 14 de diciembre próximo, plazo en el que desde la Provincia deberán acercar una nueva propuesta de pago, para intentar alcanzar el 66 por ciento de los tenedores de bonos.

No será fácil para el Gobierno, ya que el 9 de diciembre vencen 25 millones de dólares de un bono 2021. Y si pidió extender el plazo es porque no está planificado pagar ese vencimiento, por lo que entraría en un default técnico.

De todos modos y en el caso de no hacer efectivos los pagos, habrá tiempo hasta el 10 de enero para negociar. Recién pasada esa fecha caería en default, si no paga o llega a un acuerdo para la reestructuración de la deuda.