Tras el escándalo por el minishow de Damián Córdoba de este fin de semana, Guillermo Penna, dueño del bar Visionaire sostiene que ninguno debería estar imputado ya que consideró que “no transgedimos ninguna norma”, afirmó.

//Mirá también: Damián Córdoba sin restricciones: cuarteto y descontrol en un bar

Penna, que es uno de los propietarios del bar de Nueva Córdoba donde cantó el cuartetero rompió el silencio y dio su versión de lo sucedido: “Nosotros no transgredimos ninguna normativa. Sólo fueron 3 o 4 minutos, no más que eso en que la situación se nos fue de las manos, se desbordó pero después se normalizó todo”, comentó el miércoles en diálogo con Telenoche Doce.

Tras este mini recital, la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria de Carlos Cornejo, los imputó a él, su socio, Pablo Poma y al cantante Damián Córdoba por violar las restricciones sanitarias que rigen hasta el 18 de junio y el empresario reconoció que “hubo desborde de emociones por tratarse de un ídolo popular, nosotros tenemos todo en regla y habilitado”.

“Damián fue invitado por mí, no estaba contratado, simplemente subió a cantar ante la insistencia de la gente. No fue previsto, planificado, fue totalmente improvisado, por eso quiero remarcar que Damián no tuvo nada que ver en una participación de querer actuar”, reveló.

//Mirá también: Confirman dos contagios entre el público del minishow de Damián Córdoba

Por último, Penna dijo “estoy arrepentido por lo sucedido y que la gente se sienta tocada por lo que ven. Pero nunca Damián tuvo un acto de trasgresión. Él podría haber cantado como lo hizo porque está dentro de las normas que se puede hacer. Nos hacemos cargo de que debemos cumplir con la Justicia y hacer todo lo que nos ordene. Queda a consideración de la Justicia ver si hubo negligencia”, remarcó.

Y respecto a su situación personal, Penna enfatizó: “Tengo un dolor enorme, malestar, sensación permanente de dolor. No puedo dormir. Estoy en una situación personal bastante fea”.