Los datos aportados por el Ministerio de Educación de Córdoba aseguran que sólo el uno por ciento de las burbujas escolares debieron aislarse por algún caso de Coronavirus. En la provincia, se constituyeron casi 50 mil burbujas con el objetivo de garantizar la bimodalidad de las clases, y solamente el uno por ciento debió volver a la modalidad online.

Entre los cuatro niveles –iniciales, primarios, secundarios y adultos- y los dos subsistemas –público y privado- se conformaron 49.228 burbujas. De este total, únicamente 413 debieron ser aisladas por disposición de la autoridad sanitaria.

De acuerdo con datos de la entidad provincial durante las primeras cuatro semanas del regreso a las clases presenciales, el protocolo Covid se activó en 2.170 oportunidades. Los departamentos donde más veces se utilizó fueron: Capital (237); General San Martín (132), San Justo (81), Unión (69), y Punilla (62).

Durante marzo, se confirmaron 316 casos positivos de Covid-19 en el sistema educativo. De ese total, 134 fueron alumnos, distribuidos en 97 escuelas. Se trata del 0,01 por ciento de la totalidad de estudiantes que hay en la provincia, que son alrededor de 840 mil.

Estos datos nos permiten ponderar, entre otras cosas, la efectividad de los protocolos y la alta tasa de apropiación por parte de las escuelas de las medidas sanitarias básicas de prevención, y de los procedimientos de actuación ante la situación Covid-19”, señalaron desde el Ministerio de Educación, que destacaron la baja tasa de contagios.

Y agregaron: “Luego de casi un mes del retorno a la presencialidad, se infiere que la escuela es un espacio de cuidado en el contexto de la pandemia que ayuda a construir hábitos en los estudiantes. El sistema de monitoreo expresa que los procedimientos se han dado de manera correcta”.

Desde los gremios

El secretario gremial de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), Oscar Ruibal, diferenció el balance del primer mes en las aulas en dos planos. Por una parte, destacó el esfuerzo de la comunidad educativa para retornar a las aulas. Por otra, enumeró una serie de falencias en el periodo inicial de la bimodalidad.

“Está siendo un panorama complejo. Estamos recibiendo consultas y denuncias porque no necesariamente se está garantizando la provisión de los insumos indicados en los protocolos del Ministerio de Educación de la Provincia. Y a esto se le suma la falta del personal de limpieza”, señaló el gremialista.

En contraste, evaluó como positivo que la Provincia haya retomado los actos públicos de nombramiento docente para cubrir las suplencias. Aunque advirtió “irregularidades”.

“Educación toma el criterio de que, si sos una persona gestante y estás en el primer o segundo mes de embarazo, corresponde restringir la toma de cargos. Esto es absolutamente irregular”, reclamó, en relación al criticado memorándum que impide a las personas de riesgo cubrir cargos y horas. Las vacantes que se cubrirán serán aquellas que se han producido por el pedido de dispensas a dictar clases presenciales.

Hasta ahora, unos cinco mil docentes de escuelas estatales solicitaron dispensas. No todas han sido aceptados.

En relación a las dificultades para movilizarse hacia las escuelas, Ruibal reveló que hay muchas consultas. “Hay una situación delicada porque existen serias dificultades para la normalidad del transporte. Tanto docentes como estudiantes se ven impedidos de llegar a los colegios”, analizó.

En tanto, el secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), Gerardo Bernardi, destacó que, en términos generales, en el primer mes, los protocolos se han cumplido. Informó que en los colegios de gestión privada hubo 500 activaciones del protocolo Covid-19, frente a un caso sospechoso.

Admitió, además, que la dinámica de enseñanza se ve “favorecida” por el funcionamiento de las burbujas. “Se trabaja con la mitad de los alumnos. Son dos burbujas con la mitad de los estudiantes con trabajo alternado”, describió.