Las autoridades sanitarias de Nación y de todas las provincias Argentinas anunciaron este sábado en un pronunciamiento conjunto que están “más unidos que nunca para construir sobre lo ya construido, con la mirada en corregir todo lo que haga falta para mejorar el acceso a las vacunas contra el SAR-COV 2 y así disminuir el impacto en la mortalidad de una posible segunda ola”.

El comunicado lleva la firma de Diego Cardozo, ministro de Salud provincial, quien expresó el rechazo a las voces que ponen “en duda” todo el funcionamiento del sistema de vacunación en la Argentina.

El pronunciamiento también destaca que “se trabaja de manera unida y consensuada, priorizando la salud pública con un enfoque federal”. Y que se hace “sin importar” las “identidades políticas o partidarias, porque la única bandera es la política sanitaria”.

«Comprobamos, sin embargo, que en los últimos días han surgido voces cuyo visible interés es generar divisiones donde no las hay, y poniendo en duda todo el funcionamiento del sistema de vacunación en la Argentina», advirtieron.

Los ministros señalaron que las restricciones al acceso internacional de las vacunas «lleva a que, cuando se prioriza a algunos sectores, se posterga a otros, hasta que llegue el próximo embarque”.

Por otra parte, resaltaron en el escrito la “complejidad” a la hora de organizar la llegada de las vacunas contra el coronavirus en un país que «tiene un sistema federal de gobierno y un sistema de salud fragmentado”. Y enfatizaron que el Programa de Inmunizaciones de la Argentina “es líder en América, y América a su vez es líder en el mundo”.

“Hoy estamos en las primeras etapas de la campaña de vacunación más grande de la historia Argentina. A medida que las vacunas contra la Covid-19 van llegando a nuestro país se requiere organizar un despliegue inédito de personal para el desaduanaje, la preparación, la distribución, la recepción en las provincias, una nueva distribución al interior de cada provincia y la preparación de vacunadoras y vacunadores”, explicaron.

Por último, remarcaron que el principal obstáculo es externo: “La dificultad de acceso a las vacunas en todo el mundo, por la altísima demanda simultánea. Por eso es tan importante el consenso al definir esas prioridades. Si bien en temas como este es imposible lograr un consenso absoluto, sí es posible diferenciar los cuestionamientos razonables de las críticas malintencionadas.”