Después de las últimas restricciones dictadas por el gobierno Nacional y adecuadas por la provincia, los espectáculos nocturnos fueron uno de los sectores más afectados. Tras los anuncios, varios artistas cordobeses suspendieron sus shows, y algunos reprograman sus presentaciones para los próximos meses, sin demasiadas certezas.

Entre los que puede seguir trabajando y tocando en vivo se encuentran algunos artistas de cuarteto, que por estas horas reclamaron a través de las redes sociales por las nuevas disposiciones de la Municipalidad de Córdoba con respecto a los horarios.

//Mirá también: José Palazzo contra las fiestas clandestinas: “Por lo menos que teman comentar un delito”

El fin de semana pasado se dispuso que los shows con música en vivo deben finalizar a la medianoche mientras que locales pueden permanecer abiertos hasta las 2, pero con música grabada.

“Lo que ocurre es que la legislación es distinta en el caso de los locales habilitados para espectáculos y los bares, que en estos meses comenzaron a incorporar música en vivo en sus propuestas”, explica Julio Suárez, director de Espectáculos públicos de la Municipalidad de Córdoba.

Suárez dice que entiende que por el contexto y la necesidad de trabajar muchos bares comenzaron a incorporar espectáculos en vivo en estos últimos meses a pesar de no contar con la habilitación correspondiente.

“Hay que empezar a analizar caso por caso. Uno intenta aplicar el sentido común y estamos estudiando qué locales pueden tener música en vivo y cuáles no de acuerdo a las condiciones edilicias y otros factores”, explica el funcionario.

También asegura que se está analizando el tema de los horarios y en el caso de los lugares que sí están habilitados podría haber una flexibilización. “La voluntad siempre ha sido que la gente pueda trabajar, no hubo una política de salir a clausurar lugares”, expresó.

//Mirá también: Córdoba vuelve a registrar más de 2 mil casos de coronavirus en 24 horas

Límite de asistentes

En cuanto a la cantidad de espectadores que pueden asistir a los eventos, Suárez ratificó que el tope es de 250 personas, más allá de que se trate de un espacio cerrado o al aire libre. Aunque advirtió que la presencia de tantas normas diferentes (por un lado el DNU y su respectiva adaptación provincial y por el otro las ordenanzas municipales) dificultan el establecimiento de un criterio general. “Hay que estudiar caso por caso”, reiteró.

En cuanto a los espectáculos masivos, manifestó que continúan prohibidos pero reconoció que han sido en los que mejor se han aplicado los protocolos. “Se realizaron 109 eventos de ese tipo desde el 1° de enero en los que pasaron alrededor 80 mil personas y prácticamente no hubo problemas salvo casos muy puntuales”, informó.

La expectativa está puesta en el viernes 30 de abril, cuando vence el actual decreto presidencial. Igualmente, la situación sanitaria hace pensar que es muy difícil que pueda cambiar demasiado respecto a este tema.