Se viene la Semana Santa en medio del aumento de casos de coronavirus, y el Ministerio de Salud de Córdoba de brinda recomendaciones sanitarias para extremar los cuidados ante el temor por la segunda ola.

En línea con el protocolo para iglesias y templos de culto que estableció el Centro de Operaciones de Emergencia, es imprescindible sostener las medidas de prevención en esos espacios tan visitados por el turismo religioso.

Debe mantenerse la utilización adecuada del barbijo en todo momento, la distancia de dos metros entre las personas dentro de las entidades, la utilización de alcohol en spray o gel para desinfectarse las manos frecuentemente; se recuerda además, que no está permitida la disposición de agua bendita para evitar contagios.

Otro punto importante del protocolo, es respetar los horarios y los turnos asignados que dispone cada entidad para evitar la aglomeración de fieles, ya sea para realizar confesiones, orientación espiritual o para asistir a las misas.

Y se mantiene la imposibilidad de asistir a los templos a los grupos de riesgo y a cualquier persona que presente síntomas compatibles con coronavirus. En cuanto al número de fieles permitidos, el personal de cada templo deberá encargarse de que, una vez completado el número, no podrá ingresar nadie más al recinto.

En línea con las mencionadas celebraciones los días jueves y viernes –día no laborable y feriado respectivamente- y el fin de semana de Pascuas, aquellas personas que ingresen de otras provincias a cualquier región del territorio cordobés, solo deben tramitar el Certificado Verano o registrarse en la App Cuidar.

Así mismo, la Provincia dispuso que no se les solicitará ningún tipo de aislamiento al llegar, ni presentar resultado negativo de test de Covid-19; tampoco deberán realizarse hisopados, si bien se sugiere que quienes presenten síntomas durante su viaje, se lo realicen.

Quienes realicen viajes dentro o fuera de la provincia, es importante planificarlo priorizando al grupo familiar para delimitar la cantidad de personas con que se compartirán las actividades. Así mismo, deben limitarse actividades y encuentros sociales los días previos para minimizar el riesgo de contagio.

Durante la estadía, se aconseja incrementar las medidas de prevención, principalmente el uso adecuado del barbijo, el lavado frecuente de manos y la aplicación de alcohol en gel o spray con prevalencia del 60%.

En cuanto a los alojamientos, debe priorizarse el pago a través de medios digitales, evitar participar de reuniones sociales, encuentros o eventos masivos; y mantener el tapabocas colocado siempre que no se pueda mantener la distancia.

En restaurantes, bares, cafés, paradores, tiendas y patios de comida utilizar siempre el barbijo, quitarlo únicamente para consumir alimentos o bebidas. Verificar que las mesas vecinas se encuentren a dos metros de distancia, y que platos y cubiertos no estén expuestos en la mesa previamente; se aconseja utilizar el menú mediante código QR.

Al comprar alimentos para llevar, chequear que los paquetes estén perfectamente cerrados y sanitizar el envase antes de abrir.

Al realizar excursiones, paseos y actividades turísticas, mantener el uso del barbijo y asegurarse de que los equipos que implica la actividad se encuentren previamente desinfectados.

Al momento de regresar del viaje, se recomienda limitar las actividades sociales y contacto con personas que no compartieron el viaje – especialmente personas mayores de 60 años o con enfermedades de base- durante los 14 días siguientes al regreso.

También es importante permanecer alertas ante la aparición de síntomas y realizar la consulta médica si es necesario, aclarando el lugar de destino, la fecha de regreso y los contactos cercanos.